Zeman provoca deterioro de relaciones con Alemania

Milos Zeman, Foto: CTK

Las polémicas declaraciones del primer ministro checo, Milos Zeman, publicadas en la revista austríaca Profil, en las que comparó a los sudetoalemanes con la quinta columna de Hitler, amenazan con deteriorar las relaciones con la vecina Alemania.

Milos Zeman, Foto: CTK
Según informaciones divulgadas por la prensa alemana, el canciller Gerhard Schroeder está considerando la posibilidad de cancelar su visita a Praga, programada para el próximo mes de marzo si Zeman no desmiente sus declaraciones sobre los sudetoalemanes.

Las arremetidas de Milos Zeman contra los sudetoalemanes provocaron revuelo en el escenario político de Alemania y fueron discutidas en el Parlamento. El jefe de la diplomacia de ese país, Joschka Fischer, calificó de "inaceptable" la atribución de la culpa colectiva a los sudetoalemanes. El Gobierno alemán considera clave en las relaciones bilaterales la Declaración checo-alemana de 1997 que descarta la culpa colectiva y estipula que sobre éstas no deben pesar los agravios mutuos del pasado. Los partidos opositores CDU/CSU pidieron que el primer ministro checo se disculpase, pero el gobierno alemán no se sumó a esta exigencia.

Las polémicas declaraciones de Milos Zeman han colocado al canciller Schroeder en una situación incómoda. A ocho meses de las legislativas en Alemania su socialdemocracia está perdiendo votos en comparación con la oposición conservadora, liderada por el primer ministro bávaro, Edmud Stoiber. Entretanto, los sudetoalemanes representan un importante porcentaje del electorado conservador de Baviera donde se radicaron tras ser expulsados de Checoslovaquia al término de la Segunda Guerra Mundial.

Jan Kavan, Foto: CTK
Según fuentes del gobierno alemán, en las relaciones con la República Checa existe ahora un "desagradable clima". Los diplomáticos de ambos países esperan que las relaciones bilaterales puedan mejorarse durante la visita a Praga del ministro Fischer, prevista para febrero. Según afirmara la portavoz del Ejecutivo alemán, Fischer viajará a Praga para allanar el conflicto entre los sudetoalemanes y el primer ministro Zeman.

El ministro checo de Relaciones Exteriores, Jan Kavan, dijo que considera todo el asunto como un malentendido que será solucionado. El portavoz de su departamento, Ales Pospísil, afirmó a su vez: "Esperamos que la programada visita del canciller alemán se realice."