Veinte años del Grupo de Visegrado

Foto: ČTK
0:00
/
0:00

Veinte años del Grupo de Visegrado; Havel pide la democratización de Myanmar; policías y bomberos pusieron en marcha campaña para destituir al ministro del Interior.

El Grupo de Visegrado celebró este martes 20 años de su fundación, foto: ČTK
El Grupo de Visegrado celebró este martes 20 años de su fundación. Creado el 15 de Febrero de 1991 por los presidentes de Checoslovaquia, Hungría y Polonia, la agrupación trata de coordinar políticas comunes, por ejemplo, de cara a la Unión Europea, indica el diario Lidové Noviny.

Tras la partición de Checoslovaquia en 1993 al grupo se integró Eslovaquia como país independiente. La creación del Grupo de Visegrado respondió a la necesidad de crear un frente firme de países centroeuropeos.

En 1991 los países poscomunistas todavía no se habían integrado a la OTAN, existía la Unión Soviética, en Polonia y en la República Democrática de Alemania habían tropas del Pacto de Varsovia.

El Grupo de Visegrado buscaba una integración regional que les ayudara a librarse de la influencia de Moscú y emprender su camino democrático hacia occidente. En la reunión cumbre celebrada en Bratislava, capital de Eslovaquia, los presidentes de los cuatro países hicieron un recuento de las última dos décadas y trazaron nuevos proyectos de cooperación.

A la sesión fueron invitados la canciller de Alemania, Angela Merkel, el primer ministro de Ucrania, Mykola Azarov y el canciller de Austria, Werner Faymann, representantes políticos de países vecinos con los que los integrantes del Grupo de Visegrado mantienen estrechas relaciones, subrayó Lidové Noviny.


Václav Havel, foto: ČTK
El antiguo presidente checo Václav Havel abogó por el respeto de los Derechos Humanos en Myanmar, conocida antiguamente como Birmania.

El ex mandatario asistió a una conferencia internacional sobre la situación en Myanmar, celebrada en la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores. Havel hizo hincapié en el hecho de que los Derechos Humanos representan un valor universal, por lo que en la era de la globalización debería exigirse su respeto con mayor ahínco.

El diario Mladá Fronta Dnes sostiene que de acuerdo con Havel los recientes sucesos en el mundo árabe ponen de manifiesto que los anhelos de libertad y democracia son universales. El antiguo disidente anticomunista recordó que la lucha por los Derechos Humanos debe estar por encima de los intereses comerciales.


Los policías y los bomberos pusieron en marcha una campaña para recoger firmas contra el Ministro del Interior, Radek John. Los sindicatos de la Policía y del Cuerpo de Bomberos sostienen que el ministro no fue capaz de defender los intereses de su gente.

Hospodářské Noviny informa que en caso de que un hombre joven quiera ir a trabajar al Cuerpo de Bomberos, puede esperar un sueldo de unos 625 euros mensuales más unos 62 euros como bonificación por los riesgos de su profesión. A la suma total hay que restarle los impuestos.

Según la política de ahorros anunciada por el Gobierno, los recortes salariales en el sector público, a partir del 1 de enero, debían ser del 10%, no obstante, los policías y los bomberos se quejan de que en la mayoría de los casos los recortes oscilan entre el 15 y el 17%.

Los policías y los bomberos se sienten engañados, al tiempo que los recortes aplicados se reflejan en el funcionamiento de las estaciones y comisarías. Falta dinero para la galosina, por lo que los policías reducen el número de patrullajes.

Petr Nečas y Radek John, foto: ČTK
A los sindicalistas no les gusta la manera en que el ministro John se expresó al referirse a las personas que velan por la seguridad de los ciudadanos y participan en operaciones de rescate. John dio a entender que con la reducción de personal se librará de vagabundos y funcionarios que duermen durante la jornada laboral.

Policías y bomberos empezaron a recocer firmas, en una petición que enviarán al Primer Ministro, Petr Nečas, para exigir la dimisión del ministro del Interior, Radek John, en caso de que no ver cumplidas sus exigencias amenazan con renunciar de manera masiva, siguiendo el ejemplo de los médicos, informa Hospodářské Noviny.