Vallas, cantantes y un carro blindado en la captura de votos

Campaña electoral en la RCh (Foto: CTK)

La campaña para las elecciones senatoriales y regionales del próximo mes ha transcurrido de la manera habitual en la República Checa, quizá un tanto gris, quizá sin color acotan algunos observadores. Sobre el tema hablamos con nuestro colega Freddy Valverde.

Campaña electoral en la RCh (Foto: CTK)
Desde hace varios años sigues muy de cerca el acontecer político en la República Checa, y una parte inseparable del mismo son las elecciones y por lo tanto las campañas electorales. Qué impresión te han causado las campañas de las formaciones y candidatos para las senatoriales y regionales?

"Bueno, debo decir que las campañas electorales locales han sido siempre, desde mi punto de vista, muy particulares, porque en América Latina tenemos campañas electorales muy, pero muy dinámicas, y los candidatos siempre tratan de sorprender de alguna manera a los electores para convencerles para que voten por ellos".

Zdenek Skromach como un minero (Foto: CTK)
Me imagino que aquí los candidatos también quieren que voten por ellos, no?

"Por supuesto, en ese sentido todas las campañas tienen el mismo objetivo, pero más que al contenido, me refiero a la forma".

En qué sentido?

"Pues, me parece que las campañas son poco dinámicas...".

Poco agresivas, quieres decir, pero eso no está mal, diría yo?

"Son poco agresivas, pero a veces un tanto estáticas. Claro que en nuestros países resultan a veces demasiado agresivas, pero aquí muchas veces uno no se da cuenta que hay campaña electoral. La mayoría de los mitines políticos se hacen en recintos cerrados, en cines, o teatros, por lo que la capacidad del recinto determina el número de asistentes.".

Tengo entendido que los artistas desempeñan un papel casi decisivo en las campañas checas?

"Si bien no es algo exclusivo de estas tierras, es realmente un poco diferente. Sabemos por ejemplo de artistas en EE.UU., como por ejemplo Arnold Schwarzenneger, Dany De Vito, Barbra Streisand y otros que han manifestado su apoyo abierto y decidido a determinados candidatos. En la República Checa, los artistas jugaron su papel muy importante durante la Revolución de Terciopelo, ya que convocaron manifestaciones contra el régimen e informaron a la población sobre lo que ocurría en el país. Y en las campañas electorales, como ahora para los comicios senatoriales y regionales, los partido políticos se pelean por contratar a los mejores cantantes checos para que amenizen sus mitines".

Y quién ameniza los mitines de la gubernamental socialmecocracia y del opositor Partido Cívico Democrático.?

"El opositor Partido Cívico Democrático tiene ni más ni menos que a Lucie Bilá, una de las cantantes pop más famosas del país. La sorpresa de esta campaña ha sido Helena Vondracková, una de las cantantes más conocidas del país desde hace décadas, y el ídolo de todos los tiempos Karel Gott que cantaron para la gubernamental socialdemocracia".

Y esos cantantes votan por los partidos para los que cantan?

"En algunos casos parece que sí, ya que de manera abierta hacen proselitismo por la formación política y/o candidato, pero otros han confesado que animan los actos porque sus agentes les han conseguido el contrato y punto".

Y qué tal las vallas publicitarias?

Karel Cernoch canta para la Socialdemocracia (Foto: CTK)
"Las vallas publicitarias, en el caso de la campaña electoral vallas de agitación han desempeñado un papel primordial en todas las elecciones, no se sabe exactamente la efectividad de las mismas, pero este año el oposicionista Partido Cívico Democrático ha práctimente desistido de ellas, todo lo contrario la socialdemocracia que ha "empapelado" gran parte del país".

De qué manera resumirías las campañas checas?

"Corresponden a la cultura política del país, pero desde mi punto de vista necesitan un poco más de dinamismo que logre contagiar a los electores y que estos se sientan en mayor medida co-partícipes del proceso electoral. No obstante, lo más llamativo de esta campaña, y que merece un reconocimiento, fue el espectáculo montado por el príncipe Karel Schwarzenberg, quien de manera simbólica fue a tomar el Senado en un carro militar blindado, pero pintado de color rosa. Schwarzenberg, es candiato por Praga 5 y con su acción dió un poco de dinamismo a la campaña".