Un Recuerdo Bonito (1926)

R. A. Dvorský, photo: Archives de ČRo
0:00
/
0:00

A mediados de los años veinte fue terminando la popularidad posbélica del cabaré, que fue reemplazada por una nueva moda teatral: la revista.

■ En 1926 el presidente checoslovaco nombró dos Gobiernos: primero un Gabinete tecnócrata, y el 12 de octubre el llamado Tercer Gobierno de Švehla, que se convirtió en el noveno Gobierno checoslovaco en los nueve años de su existencia.

■ La Radiodifusión Checoslovaca inició en 1926 las transmisiones regulares y el 1 de abril transmitió al mediodía la primera señal horaria; duró 15 segundos.

■ El 21 de abril de 1926 nació el escultor Olbram Zoubek..

La revista, o sea un espectáculo que combina el baile, canciones, el jazz contemporáneo con un montón de mujeres semidesnudas. Ese espectáculo emocionaba entonces no solo a Praga.

Karel Hašler, un artista de talento polifacético, sobre el que habíamos hablado varias veces en los capítulos anteriores de nuestra serie, fue nombrado director del Teatro de Variedades de Karlín (hoy día Teatro Musical de Karlín) y la revista no pudo faltar en su repertorio.

Hašler jamás pudo quejarse de tener títulos poco atractivos o sufrir de escasez de canciones pegadizas para sus espectáculos.

En la revista ‘Praga era, es y será’, del año 1926, apareció una chanson nostálgica que parecía ser un recuerdo personal de la juventud de Hašler, cantado bajo los álamos de la Pradera Imperial sobre el amor vivido.

Rudolf Antonín Dvorský, foto: Archivo de ČRo
Esta canción nos la recordará otro personaje importante de la música popular checa, Rudolf Antonín Dvorský, unos de los cantantes y músicos más célebres.

R. A. Dvorský se entendía bien con un Karel Hašler mayor que él. Quizá por eso interpretó de manera tan lograda la pena incluida en la canción ‘Recuerdo Bonito’ (Hezká vzpomínka) de Hašler sobre la ternura con la que la Luna se besaba con el río Moldava, cuando uno los miraba desde la fortaleza de Vyšehrad en los tiempos de la juventud pasada.