Tratan con dispositivo electrónico mal de Parkinson

r_2100x1400_radio_praha.png

Médicos checos han empezado a aplicar un novedoso tratamiento contra el mal de Parkinson.

En la República Checa, un país con 10 millones de habitantes, padecen el mal de Parkinson entre 12 mil y 15 mil personas, según estima el prof. Evzen Ruzicka de la Clínica de Neurología del praguense Hospital Universitario.

El mal de Parkinson es una enfermedad incurable que ataca el sistema nervioso central.Suelen padecerla personas mayores, pero la edad de algunos pacientes incluso ronda los treinta años.

Según el prof. Ruzicka, desconocemos todavía las causas del mal de Parkinson. Sabemos, no obstante, que se manifiesta a través de un deficiente intercambio de señales químicas entre las células nerviosas en determinados sectores del cerebro.

Ya en los años 50 empezaron a realizarse en el mundo, y también en la Checoslovaquia de entonces, operaciones al cerebro de pacientes con esta enfermedad. Los médicos se dieron cuenta al lesionar casualmente una parte del cerebro, que los síntomas del mal de Parkinson se atenuaban considerablemente.

Con el fin de mejorar la situación de sus pacientes, los neurocirujanos destruían las células de un sector determinado del cerebro con un electrodo especial.

Sin embargo, los médicos no tardaron en descubrir que no era necesario destruir las células cerebrales. Una débil corriente eléctrica bastaba para ponerlas fuera de funcionamiento y así,durante algún tiempo, cedían los síntomas de la enfermedad.

La miniaturización de los equipos electrónicos en los años 90 permitió construir pequeños dispositivos que pueden ser implantados en el cuerpo del paciente y que estimulan el correspondiente sector del cerebro a través de impulsos eléctricos.

El equipo integrado por especialistas del hospital praguense Na Homolce y de la Clínica de Neurología del Hospital Universitario capitalino es el primero del país en realizar este tipo de intervenciones. Hasta el momento, sus especialistas han intervenido con éxito a siete pacientes. La implantación de un dispositivo electrónico cuesta cerca de 400 mil coronas, equivalentes a más de 10 mil dólares. Al iniciar este novedoso tratamiento, el hospital Na Homolce tenía que cubrir todos los costos aunque ya desde el presente año, algunas compañías de seguro médico han empezado a costear también este tipo de intervenciones neurocirúrgicas. El número de pacientes con el mal de Parkinson a quienes podrán ayudar los especialistas praguenses podrá ahora aumentar.