‘Su hijo, su televisor, su responsabilidad’

Illustrationsfoto

‘Su hijo, su televisor, su responsabilidad’. Así se titula una nueva campaña que ha sido lanzada este jueves en Chequia y que quiere proteger a los niños y adolescentes del contenido perjudicial de algunos programas de televisión.

Proteger a los menores de los excesos de violencia y otros efectos negativos en los medios informativos es una de las tareas fundamentales del Consejo de Radio y Televisión. El 1 de septiembre, día del inicio del nuevo año escolar en Chequia, las cuatro principales cadenas de televisión del país comenzaron a transmitir unos spots que advierten de la influencia nociva de algunos programas en el desarrollo psíquico de los niños. La campaña está dirigida a niños y adolescentes, así como a sus padres, sostiene Kateřina Kalistová, presidenta del Consejo de Radio y Televisión.

”Consideramos esta campaña como un primer paso en la prevención y protección de los pequeños consumidores de los medios de información ante el contenido perjudicial que puedan tener algunos programas. Es importante que los spots los vean tanto los niños como sus padres, porque estos últimos llevan la mayor parte de la responsabilidad por la educación de los menores”.

Kateřina Kalistová, foto: ČT24
Los escolares suelen pasar actualmente unas 25 horas a la semana viendo televisión. Diversos estudios han demostrado que la mayoría de los menores de 13 años ha visto unos 52.000 asesinatos, violaciones, asaltos armados y saqueos gracias a la televisión, agrega Kalistová.

”Los niños menores de 12 años son los que corren el mayor peligro de que los programas televisivos puedan afectarlos, porque no son capaces de distinguir todavía la ficción de la realidad. Además, un 45% de los niños tiene un televisor en su cuarto y sólo la mitad de los padres se preocupa por el contenido de los programas que ven sus hijos”.

Nueva campaña ‘Su hijo, su televisor, su responsabilidad’
Los mismos spots fueron mostrados en 2007 en Rumania y su transmisión tuvo una amplia repercusión. Después fueron exhibidos en Hungría y ahora en la República Checa. Los espacios publicitarios son muy emotivos. Uno muestra a un niño que en un trance destroza con un cuchillo una torta de cumpleaños. Otro menor ve un programa de terror en la televisión en avanzadas horas de la noche mientras sus padres duermen, y en el último spot una niña de unos 10 años ejecuta en el metro un baile erótico.

Los organizadores de la campaña confían que los spots provocarán un amplio debate en la sociedad sobre la necesidad de una mayor regulación del contenido en los medios informativos, incluyendo los más modernos como Internet y las redes sociales.