Skoda Auto: alto grado de competitividad

r_2100x1400_radio_praha.png

La mayor empresa industrial de la República Checa, la fábrica de automóviles Skoda Auto, entra en el tercer milenio con un alto grado de competitividad, disfrutando de una sólida posición en los mercados.

Tras su incorporación al grupo Volkswagen a principios de los noventa, Skoda viene aumentando cada año el número de coches vendidos y el volumen de sus beneficios. El año pasado Skoda vendió 435 mil turismos, lo que supuso un 12 por ciento de crecimiento de sus ventas. Skoda Auto se ha fijado la meta de competir exitosamente en los mercados internacionales con las marcas Rover y Volvo. Según el jefe de Skoda Auto, Vratislav Kulhánek, el fabricante checo ya superó a Rover y en algunos mercados cuenta con mayor cuota que Volvo. Para competir en pie de igualdad con la marca sueca, Skoda debe ampliar todavía la gama de sus modelos, reconoce Kulhánek.

Su predecesor al frente de Skoda, Ludvík Kalma, solía decir que Skoda produciría coches con mejores prestaciones y más espaciosos que los modelos de sus competidores, y todo ello siendo un 10 por ciento más baratos. Vratislav Kulhánek afirma que Skoda ya no tiene problemas con su imagen y por eso no hay razones para que sus coches sean extraordinariamente baratos.

Ha sido especialmente el modelo Octavia el que ha contribuido al mejoramiento de la imagen de Skoda en toda Europa. Según Vratislav Kulhánek, en el mercado alemán donde la competencia es muy reñida, Skoda es la octava marca más vendida. El jefe de Skoda enfatiza que en Alemania y en otros mercados eurooccidentales los clientes compran las versiones más caras de los modelos Octavia y Fabia.

Vratislav Kulhánek hace hincapié en que dentro del grupo Volkswagen, el papel de Skoda no es el de fabricar coches baratos, sino el de producir modelos capaces de satisfacer al cliente conservador que desea un espacioso coche familiar.

Todo indica que estas características satisfacen también a los clientes checos que en muchos casos utilizan los coches Skoda para desplazarse los fines de semana de las grandes urbes a sus chalets de campo y que suelen transportar los más increíbles trastes, desde alfombras, muebles, bicicletas y carretillas, hasta sacos de cemento.

Skoda conserva en Chequia una posición muy sólida, contando con la mitad del mercado nacional del automóvil, lo que representa una cuota excepcional. En Francia, por ejemplo, todas las marcas nacionales juntas no llegan a alcanzar la cuota del 50 por ciento.