Sazka no tiene dinero para pagar el premio principal de su lotería

Foto: ČTK

La mayor empresa de loterías y apuestas del país, Sazka, pidió una suspensión temporal de sus actividades por encontrarse en estado de insolvencia. La asamblea general de dicha sociedad anónima rechazó este martes pactar con un socio estratégico y confirmó en el cargo al presidente de la empresa, Aleš Hušák. Este tuvo que ser hospitalizado por agotamiento, una vez terminada la sesión.

Karel Korynta, foto: Marián Vojtek
La empresa Sazka no tiene recursos para pagar al ganador del premio principal del pasado enero que asciende a 103 millones de coronas, equivalentes a casi cuatro millones de euros. En todo caso, el ganador recibirá como mínimo un 50% del premio, ya que la empresa había depositado una garantía de 50 millones de coronas en el Ministerio de Finanzas.

Sin embargo, al pagar la garantía, la sociedad perderá su licencia, según explicó el supervisor de loterías del Ministerio, Karel Korynta.

“Primero tenemos que verificar si el ganador ha recibido una parte de la suma o no. Después podemos dar inicio al procedimiento administrativo que podría desembocar en el uso de la garantía para cubrir una parte de la deuda y la posterior suspensión de la licencia de la empresa”, indicó.

Sazka, foto: ČTK
A pesar de estar pasando por una profunda crisis, la empresa de loterías y apuestas por el momento sigue funcionando. Asegura que es capaz de pagar premios que no superen 20.000 euros. Al mismo tiempo, Sazka hace frente a dos demandas de insolvencia, una presentada por el grupo KKCG, y otra por el empresario Radovan Vítek. Ambos acreedores pretenden tomar posesión de la sociedad. Otros interesados en hacerlo son las compañías Penta y E-Invest.

Foto: ČT24
La asamblea general de Sazka por el momento rechaza pactar con un socio estratégico, aunque actualmente puede usar sus bienes sólo con el visto bueno de un administrador de insolvencia. Los accionistas coincidieron en solicitar una suspensión temporal de las actividades de la sociedad y pedir un crédito para resolver su penosa situación.

Sin embargo, el administrador de insolvencia lo rechazó diciendo que así se reduciría el valor de la compañía y que eso sólo significaría sacar un clavo con otro, mejor dicho, una deuda con otra deuda.

La compañía sufre problemas a pesar de lograr en 2010 muy buenos resultados financieros. Según cálculos previos, el año pasado la ganancia neta de la empresa aumentó en un 12%, y ascendió a casi 54 millones de euros. Por otro lado, la compañía tiene que pagar elevados plazos por el surgimiento de la sala multideportiva O2 Arena.

Sazka ayudó al Estado a financiar la construcción del recinto para que Chequia pudiera organizar el campeonato mundial de hockey sobre hielo en 2004. El objetivo de la construcción era fomentar el desarrollo deportivo en general. Pero el funcionamiento de la sala no es rentable y como Sazka no es dueña del edificio, no puede venderlo para cubrir sus deudas.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio