Rodeados de productos "Made in China"

r_2100x1400_radio_praha.png

El presidente de la República Checa, Václav Klaus, iniciará este miércoles una visita oficial a China. En un artículo publicado en el diario Lidové Noviny el mandatario explica la importancia de su periplo, al tiempo que Organizaciones No Gubernamentales le piden que hable sobre el respeto de los derechos humanos.

El presidente checo, Václav Klaus, inicia este miércoles una visita oficial de once días a China, se trata de la mayor acción diplomática desde que llegara a la silla presidencial hace poco más de un año.

De acuerdo con el mandatario checo, China es un país que juega un papel decisivo a escala mundial partiendo del avance económico que se ha registrado en las últimas décadas. Vivimos en un mundo rodeado de productos Made in China.

Vaclav Klaus
"China es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y es uno de los países que trazará la política mundial del siglo XXI " sostuvo Klaus.

El presidente checo asegura que es importante mantener el diálogo con China, un diálogo basado en el respeto mutuo, ya que resulta indispensable para el mundo que China se marche por buen camino.

El presidente checo estima que el mundo necesita de una cooperación amistosa con China, y unas relaciones normales con China convienen también a la República Checa.

"Si Alemania, Francia, Austria y otros socios de la Unión Europea mantienen relaciones estándar con China, no veo por qué la República Checa no pueda también hacerlo" subrayó el presidente checo.

Por su parte, Organizaciones No Gubernamentales pro derechos humanos checas insisten en la necesidad de denunciar la violación de los derechos humanos en China.

Representantes de trece ONG entregaron este martes una carta a la Oficina presidencial en la que se pide un juicio justo para cinco presos políticos chinos, al tiempo que piden al presidente Klaus que exhorte al Gobierno de Beijing para que ratifique el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos.