Resumen económico

Foto: Filip Jandourek

Entre los principales temas económicos de la semana pasada destacan la iniciativa del Ayuntamiento de Praga de crear un sistema de automóviles compartidos, la llegada al mercado checo del gas natural de un nuevo suministrador y la prometedora situación del comercio internacional checo con Irán, Argentina y Chile.

Praga pondrá en marcha un sistema de autos compartidos

Foto: Filip Jandourek
El Ayuntamiento de Praga se plantea introducir un programa de automóviles compartidos, que podrían ser utilizados por varios usuarios, tal como se hace ya en algunas ciudades europeas.

El número de vehículos que circulan en la capital checa aumenta de manera vertiginosa. Con una población de 1,26 millones de habitantes las autoridades de la Policía de Tránsito indican que pronto se llegará al millón de vehículos registrados, lo que hace especialmente necesaria una iniciativa de este tipo. Se calcula que cada auto compartido puede sustituir hasta ocho vehículos individuales.

El plan estaría dirigido a los habitantes de Praga que actualmente conducen menos de 10.000 kilómetros al año, incluidos estudiantes, las personas se resisten a utilizar el transporte público en la noche, y a las familias que de vez en cuando necesitan un segundo vehículo.

El fin de las sanciones a Irán, una oportunidad para Chequia

Nuevas posibilidades se abren para las empresas checas en Irán. Gracias a un acuerdo con la ONU, fueron suspendidas las sanciones internacionales aplicadas contra Irán y el país se mostró interesado en mantener y ampliar los contactos económicos y comerciales con socios de Europa.

El intercambio comercial entre Chequia e Irán se mantuvo en el pasado a un nivel bastante bajo. No obstante, en 2009 las exportaciones checas a ese país comenzaron a aumentar rápidamente y, en comparación con el año anterior, el ritmo de crecimiento del intercambio comercial mutuo se incrementó en más del 230%. Esto fue de gran beneficio para el país, más cuando en esos tiempos de crisis se redujo notoriamente el interés de los socios occidentales tradicionales por las exportaciones checas.

El mercado checo del gas se diversifica gracias a la llegada de MND

Minas de Nafta de Moravia (MND), una empresa de extracción de petróleo y gas natural, se ha convertido en el nuevo suministrador de gas en el mercado checo. La compañía, que pertenece al grupo KKCG, del millonario Karel Komárek, aprovechará así la ventajosa posición geográfica, en el mismo territorio nacional, para distribuir gas a bajo coste.

El plan de MND es convertirse en uno de los grandes suministradores checos, un lugar ocupado hasta ahora por RWE, con un 57% del mercado, y en un lejano segundo y tercer lugar, por Pražská Plynárenská y ČEZ, con un 15 y un 11% respectivamente. De hecho, Minas de Nafta pretende alcanzar en tres años las 200.000 tomas de gas, y para finales de este año ya cuenta con 20.000.

Argentina se presenta como un mercado prometedor para las empresas checas

El comercio entre Chequia y Argentina cayó en 2013 un 13% debido a la adopción de medidas proteccionistas por parte de este país sudamericano, pero aún así los analistas se muestran optimistas con respecto a los intercambios comerciales entre estos dos países, según informa la agencia ČTK.

El principal motivo para el optimismo en este sentido es que el mercado argentino se muestra más interesado en sectores como el turismo, el transporte y la cultura, pero especialmente en la maquinaria. Argentina tiene por ejemplo mayor interés en máquinas herramientas, en tecnología relacionada con los biocombustibles y en energía nuclear, campos donde las empresas checas tienen algo que ofrecer.

Crecen las exportaciones checas a Chile

Otro país prometedor para el comercio internacional checo es Chile. Las exportaciones de la República Checa hacia este país alcanzaron en 2012 los 55 millones de euros, una cifra relativamente pequeña pero que es más de doble de lo exportado a este país sudamericano en 2008.

La República Checa vende a Chile sobre todo maquinaria, tecnología para la producción energética, automóviles y productos plásticos. Precisamente Chile, tradicionalmente un país productor de materias primas, se encuentra modernizando su base productiva, y esto supone una oportunidad interesante para las empresas checas.

Otra buena oportunidad de inversión para los checos es, como apunta la Embajada Checa en Santiago, la construcción del puerto de Iquique, que requerirá inversiones por valor de 350 millones de dólares americanos.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio