Resumen de la Prensa Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

En las portadas de los diarios nacionales destacan hoy dos temas:el fallo del sistema de protección del metro de la capital checa durante las recientes inundaciones y los reiterados escapes de cloro de la fábrica química Spolana de Neratovice.

En las portadas de los diarios nacionales destacan hoy dos temas:el fallo del sistema de protección del metro de la capital checa durante las recientes inundaciones y los reiterados escapes de cloro de la fábrica química Spolana de Neratovice.

Los diarios relatan las dramáticas situaciones que se vivieron hace una semana en el metro capitalino cuando empezó a inundarlo el agua del desbordado Vltavy y de las alcantarillas. Mladá Fronta Dnes señala en portada que peligraron las vidas de los pasajeros ya que en la línea B el agua penetró en los túneles veinte minutos después de que salieran de las estaciones los últimos trenes llenos de pasajeros.

Según el diario Právo, todo indica que falló la gestión y dirección del metro en situación de crisis y que se ha descuidado el sistema de protección del subterráneo de Praga.

El diario Mladá Fronta Dnes señala que si el gobierno checo, creyendo en la fiabilidad del sistema de protección del metro, se hubiera refugiado ante las inundaciones en el búnker gubernamental en el barrio de Malá Strana, conectado con el metro, no hubiese salido con vida.

El secreto búnker gubernamental, construído en los años 50 en las profundidades de una colina frente a la sede del gobierno, fue anegado durante las recientes inundaciones al igual que la estación de Metro Malostranská con la que está comunicado.

El rotativo Právo informa en portada que los bomberos de Bohemia Central han iniciado en la fábrica química Spolana, de Neratovice, el bombeo del cloro del depósito dañado por las inundaciones. El cloro será transformado en el inocuo hipoclorito de sodio.

El depósito contiene 12 toneladas de cloro cuyo rebombeo exigirá dos o tres días. Ello mantiene en vilo a los habitantes de los municipios vecinos.

El diario Lidové Noviny recuerda que durante las inundaciones se produjeron en Spolana reiterados escapes de cloro. Aunque por suerte la nube de este peligroso gas no haya dañado la salud de los habitantes, la fábrica ha sido criticada por su reticencia a proporcionar informaciones verídicas sobre lo ocurrido en sus instalaciones.

Lidové Noviny informa que ayer fue destituido el director de Spolana, Radomír Vek. Publica también fotos de los autobuses preparados para una eventual evacuación de los habitantes de la ciudad y pueblos aledaños en caso de nuevos escapes de cloro.

El diario económico Hospodárské Noviny señala que la fábrica química Spolana no es la única amenaza ecológica. Por ejemplo, el análisis de la planta química Synthesia ha puesto en evidencia que de ser anegados los recintos de la fábrica, el río Elba sería contaminado por una gran cantidad de sustancias tóxicas.

Según el ministro del Medio Ambiente, Libor Ambrozek, el caso de Spolana es una advertencia para que se proceda los más rápido posible al saneamiento de los recintos contaminados.

El diario Lidové Noviny informa que el aeropuerto de Praga quedó ayer paralizado durante tres horas por una anunciada amenaza de una bomba. A las 5,30 de la mañana una voz masculina llamó al aeropuerto diciendo que en sus recintos había seis cargas que explotarían dentro de 90 minutos.

Fue una falsa alarma y el aeropuerto pudo reanudar su actividad a las 9,30 de la mañana. La policía detuvo al autor de la llamada anónima el mismo día.

Mladá Fronta Dnes escribe en su suplemento económico que las inundaciones han obligado a los hoteles a bajar los precios. El director del hotel Hilton, en Praga, en cuya entrada el nivel del agua alcanzó casi dos metros, ha dicho al diario que han reducido los precios entre un 15 y un 20 por ciento.

El diario Lidové Noviny recomienda en su suplemento Salud proveerse de repelentes de insectos ya que en los lugares con el agua estancada pueden proliferar los mosquitos. Los higienistas afirman, sin embargo, que en la República Checa no existen las especies peligrosas de mosquitos que transmiten la malaria o la fiebre amarilla.