Resumen de la Prensa Checa

r_2100x1400_radio_praha.png

Por Vít Urban

El concepto de referéndum es uno de los temas ampliamente discutidos en el escenario político checo. Sin embargo, las disputas sobre si los ciudadanos deberían tener la posibilidad de decidir directamente sobre los más importantes problemas no tienen mayor relevancia desde el punto de vista práctico, escribe el diario Hospodárské Noviny.

Las dos más fuertes formaciones políticas, el Partido Cívico Democrático y la Socialdemocracia, tratan de reducir al máximo el recurso al voto popular. Ello se desprende de la última propuesta del Vicepresidente de Gobierno, Pavel Rychetský, quien atribuye la iniciativa de provocar un referéndum al apoyo de por lo menos 300 mil ciudadanos. Al mismo tiempo, los temores del Partido Cívico Democrático respecto a un uso abusivo de la democracia directa carecen de fundamento, ya que el logro de unos cuatro millones de votos para la solución de un determinado problema es totalmente ilusoria. Sin embargo, la República Checa necesita tener una ley de referéndum y la Unión Europea insistirá en su existencia, reitera Hospodárské Noviny.

Entre Praga y el Vaticano abundan las cuestiones no solucionadas, constata el rotativo Lidové Noviny al introducir un artículo de Vladimír Málek, secretario del Primado checo cardenal Milosav Vlk. El secretario Málek subraya en su artículo que no se pueden pasar por alto los evidentes progresos logrados en las relaciones entre el Estado y las Iglesias, pero tampoco existen grandes avances. Y las perspectivas de una solución eficaz de los problemas existentes son muy nebulosas, sostiene el secretario del arzobipo de Praga.

Tras finalizar hace pocos días un encuentro de seguidores de la música "techno" en Lipnice, Bohemia del Sur, la población local experimenta desilusión, ya que los campos adyacentes quedaron completamente devastados, escribe el periódico Ceské Slovo, y prosigue:

En Zúrich tuvo lugar el pasado sábado una Street Parade de medio millón de jóvenes seguidores del mismo género musical. Los ferroviarrios suizos aseguraron en esa oportunidad el servicio de 50 trenes especiales y unos 900 policías cuidaron el orden público. ¿Por qué en otros países acciones similares transcurren sin problemas, mientras que en Chequia provocan sólo incertidumbres, furor de los ciudadanos y reticencias de las autoridades?, se pregunta Ceské Slovo, subrayando que en Lipnice asistieron a la exhibición no autorizada sóåo 500 personas sin que se lograra asegurar el respeto a las reglas de una convivencia civilizada.

Por su parte, el semanario Literární Noviny preguntó al Presidente de la República Checa, Václav Havel, quién compró en Portugal su casa a orillas del mar en la que pasa ahora sus vacaciones: ¿cuáles son los motivos de su interés por las tierras lusitanas? Václav Havel da sobre ello tres motivos: el primero, que es puramente casual. El lugar le fue recomendado por uno de sus amigos. El segundo reside en razones de salud - el aire atlántico es mejor que el mediterráneo. Y como tercer motivo, Václav Havel señala que Portugal es para él un país muy simpático que le atrae por el carácter bondadoso de sus gentes, la modestia y la capacidad de ver las cosas con perspectivas.

Y en esta relación, Václav Havel recuerda que el Presidente portugués, Mário Soares, fue el primer Jefe de Estado extranjero que en noviembre de 1989 viajó a Praga para apoyar públicamente el naciente régimen democrático. En aquel entonces, la antigua Checoslovaquia vivía momentos cruciales en que nada todavía en definitiva estaba resuelto, puntualiza Václav Havel, agregando que, además, Mário Soares tiene una casa muy cerca de la de los esposos Havel.

Autor: Vít Urban
audio