República Checa limita concesiones de asilo

r_2100x1400_radio_praha.png

El número de extranjeros que el año pasado recibieron asilo en la República Checa disminuyó considerablemente en comparación con el año 2000. Esto se desprende de un informe del Departamento de Asilos y Migración del Ministerio del Interior checo.

Mientras que en los años noventa la mayoría de los solicitantes de asilo procedía de países asiáticos, en los últimos años prevalecen solicitantes de países europeos, especialmente de Bielorrusia, Ucrania y Rumania.

El número de personas que solicitan asilo en la República Checa crece constantemente. Así, en el año 1998 fueron registradas unas cuatro mil solicitudes, en el 2000 más de ocho mil y el año pasado fueron más de 18 mil los extranjeros que solicitaron asilo en este país.

En vista del creciente número de solicitantes de asilo, la República Checa se vio en la necesidad de aprobar una enmienda a la Ley de Asilo que hace más severas las condiciones de concesión de asilo en este país. La misma entró en vigor el primero de febrero pasado y, entre otras cuestiones, implica por ejemplo que el extranjero cuya solicitud de asilo está en procesamiento, tiene prohibido trabajar en la República Checa durante un año.

Según el informe del Departamento de Asilos y Migración del Ministerio del Interior checo, el año pasado se registró en la República Checa el mayor número de solicitudes de asilo desde 1990. No obstante, de los 18 mil solicitantes recibieron asilo en este país 75 extranjeros, mientras que en el año 2000 fueron más de 100.

Marie Masaríková del Departamento de Prensa del Ministerio del Interior checo asegura que la enmienda a la Ley de Asilo posibilitó acelerar el procesamiento de las solicitudes a la vez que incluye rígidas normas para la concesión de asilo. Ello garantiza que el asilo sea concedido exclusivamente a extranjeros que en su país de origen son perseguidos por razones políticas y no a los extranjeros que buscan refugio por razones económicas.