Registro de vehículos colapsa después de conectarse con el sistema Schengen

r_2100x1400_radio_praha.png

El registro de vehículos checo colapsó después de que la base de datos fuera conectada con el sistema de información de Schengen. Miles de solicitantes no han podido registrar esta semana su automóvil.

Largas colas se forman en los últimos dos días en las oficinas donde los ciudadanos anuncian obligatoriamente la adquisición de un vehículo nuevo o el cambio de color del viejo. El asunto, que suele tomar normalmente unos cinco minutos, se prolonga a horas. O no se arregla del todo, porque miles de conductores tras horas de espera han tenido que regresar a sus casas sin que su solicitud fuera atendida.

El nuevo sistema central de registro de vehículos, conectado con el sistema de información de Schengen, fue puesto en marcha el lunes, con el objetivo de detectar con mayor facilidad automóviles robados, pero ha traído más problemas que resultados positivos.

Jana Malíková, portavoz del Ministerio del Interior que es responsable por el sistema, afirma que las dificultades surgidas no se deben al propio registro. Con la entrada en el espacio de libre circulación la República Checa se comprometió a que no se registrarán vehículos que tienen historial en el sistema de información de Schengen dado que ello significa que el automóvil fue robado o se está buscando. El problema nace cuando el funcionario examina si el vehículo tiene tales antecedentes. La respuesta que debería llegar en unos segundos tarda decenas de minutos.

“El nuevo programa se instaló el jueves pasado y actualmente marcha cuatro veces más lento de lo que debería”, sostuvo Eva Kubátová, de la Alcaldía Mayor de Praga. Una situación similar se da en Brno, Teplice, Liberec y otras ciudades checas.

Los funcionarios recomiendan a los ciudadanos aplazar su visita a las oficinas de registro unos días. Aseguran que no se aplicarán sanciones a los que no alcancen a registrar cualquier cambio referente a su automóvil dentro de los diez días que estipula la Ley. El Ministerio del Interior promete resolver la situación lo antes posible.