¿Qué hacen los checos con su salario?

r_2100x1400_radio_praha.png

¿Cuál ha sido la mayor inversión que han hecho en los últimos tiempos algunas figuras de la vida pública checa?. A este tema nos referiremos a continuación.

Empezamos por el "ciudadano de a pie". Al efecto entrevistamos a Jan Kovarík, maestro zapatero empleado de un céntrico establecimiento praguense de reparación de calzado.

"El salario apenas me alcanza para cubrir los gastos mensuales básicos, tales como alquiler, electricidad, y sobre todo comida, de manera que no puedo ni pensar en la compra de un ordenador, coche o piso, o en pasar unas vacaciones en la playa con mi mujer y mis hijos".

Jarmila Novotná, dependienta de un supermercado, gasta la mayor parte de su salario en comida, y lo mismo Lubomír Kratochvíl, obrero, aunque hace poco logró hacer realidad su sueño de hace más de un año: comprarse una buena cámara de fotos.

La mayor inversión personal de los últimos tiempos del ministro de Cultura, Pavel Dostál, ha sido la compra de un piso.

El cantante Vilém Cok decidió invertir recientemente la mayor parte de sus ahorros en la compra de un ordenador.

En el último trimestre el mayor gasto del político Karel Kuhnl, presidente del partido Unión de la Libertad, fue la compra de cuatro neumáticos para su turismo.

¿Y en qué ha gastado más, de una sola vez, claro está, el famoso sexólogo Radim Uzel?. Nadie acertaría la respuesta. Aunque pensándolo bien, el que tuviera la posibilidad de fijarse detenidamente en este "genio y figura hasta la sepultura", podría intuirlo... ¡en una cena!. El sexólogo comentó lo fácil que para él había resultado pagar la elevadísima suma en los siguientes términos: "La mejor de las inversiones es la que se hace en comida: nadie puede robarle ese dinero", dijo Uzel. No es mala teoría, después de todo... que también hay placer en el comer... para unos más que para otros, desde luego.

La mayor inversión de los últimos tiempos del diputado Ivan Langer, del Partido Cívico Democrático, ha sido la compra de un nuevo móvil.

Y para que no nos quede ningún sector de la sociedad checa sin tratar, añadimos al empresario Vladimír Haupt, dueño de una carpintería. Vladimír ha invertido todos los ahorros que originalmente había destinado a vacaciones y vida cultural en el equipamiento de un nuevo taller.

Como ven, amigos, este A Toda Marcha ha puesto en evidencia que hay gustos y gustos. Y muchas veces, más necesidades que gustos.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio