Praga rechaza las acusaciones de Viena

r_2100x1400_radio_praha.png

"El interés de Praga por la máxima seguridad de la Central Nuclear de Temelín es indiscutible, al igual que su disposición de mantener un diálogo con Viena sobre este tema", afirmó el portavoz del Ministerio de RR.EE. checo, Ales Pospísil.

El portavoz del ministerio checo de RR.EE reaccionó así después de conocer las afirmaciones del gobernador de Alta Austria, Josef Pühringer, sobre la supuesta arrogancia de los políticos checos quienes pasan por alto los temores de Austria frente a la pronta puesta en funcionamiento de la central de Temelín. Pospísil rechazó categóricamente las palabras del señor Pühringer, señalando que tiene la sensación de que todo lo que está relacionado con Temelín se dramatiza y politiza demasiado.

A su vez, Pavel Pittermann de la Oficina Estatal checa para la Seguridad Nuclear, sostuvo que el problema en torno a la Central Nuclear de Temelín fue creado por los círculos políticos y no por los expertos en la materia. Pittermann matizó que durante la reciente reunión conjunta de peritos austríacos y checos en energética nuclear, celebrada en Praga, ambas partes confirmaron la máxima seguridad de las instalaciones de la planta de Temelín, indicando que nada impide que la misma pueda ser puesta en marcha. En este contexto, Pavel Pittermann dijo:

"Después de haber conversado con varios miembros de la delegación de expertos austríacos, puedo confirmar que éstos valoran positivamente el hecho de haber recibido numerosas informaciones que les ayudaron a despejar sus dudas. No digo que se resolvió todo - prosiguió Pittermann - pero en todo caso se puede hablar de un avance positivo en la evaluación de la seguridad de la Central Nuclear de Temelín no sólo por los expertos checos, sino también por sus colegas austríacos."

Praga no se opone a que el tema de la seguridad de Temelín sea tratado también por la Comisión Europea, al figurar en la agenda de ésta el tema de la energética. Lo que rechaza es que algunos círculos políticos en el extranjero aprovechen el tema de la planta para chantajear a la República Checa y obstaculizar el proceso de su afiliación a la Unión Europea, matizó Ales Pospísil, del ministerio checo de RR.EE.