Parkanová condiciona radar en territorio checo a misiles en Polonia

Vlasta Parkanová (Foto: CTK)

La ministra de Defensa, Vlasta Parkanová, señaló que si Polonia decidiera aplazar la instalación en su territorio de la base de misiles estadounidense, no tendría sentido que la República Checa continuara con las negociaciones sobre la construcción del radar en territorio checo.

Vlasta Parkanová (Foto: CTK)
Parkanová dijo el domingo en un programa de debates de la Televisión Checa, que Polonia considera la posibilidad de aplazar en unos seis meses la firma del acuerdo con Estados Unidos sobre el tema. En ese caso, recalcó la ministra, las negociaciones entre Praga y Washington sobre la instalación de un radar del sistema antimisiles estadounidense en territorio checo pierden sentido y deberían regresar al propio comienzo.

“Hablamos de una hipótesis que podría hacerse realidad. Y en ese caso creo que sería correcto reiniciar desde otro ángulo las negociaciones entre Praga y Washington sobre el radar. Estoy convencida de que habría que acordar otros parámetros del acuerdo, tanto desde el punto de vista técnico, como político”, señaló Parkanová.

Mientras que el primer ministro, Mirek Topolánek, calificó la postura de Parkanová de absurda y destacó que el acuerdo con Estados Unidos podría ser firmado dentro de poco, el opositor Partido Socialdemócrata apoyó a la ministra. A diferencia de Topolánek, la Socialdemocracia considera absurda la posibilidad de una base con radar en el territorio checo, sin que ésta sea protegida desde Polonia por cohetes del sistema de defensa antimisiles estadounidense en Europa.

El diputado socialdemócrata, Michal Hašek, insistió en que la República Checa debería esperar la llegada al poder de la nueva administración estadounidense para firmar el acuerdo.

“Cuando se quiere eliminar un sistema, se elimina primero el ojo de ese sistema y en el caso de la defensa antimisiles, ese ojo son los radares. Ya sea el radar en la República Checa u otros. Surge entonces la pregunta de qué forma estaría protegido el lugar con el radar, o sea también el territorio checo. A esa pregunta no se nos ha dado respuesta todavía”, dijo Hašek.

La oposición destacó, además, que Europa Central no necesita ni el radar ni una base de cohetes estadounidense, puesto que la zona no está expuesta al latente peligro de un ataque enemigo.