Momias de Klatovy se están sometiendo a conservación

r_2100x1400_radio_praha.png

En las catacumbas de la iglesia jesuita de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y de San Ignacio, de Klatovy, yacen desde hace unos 300 años unas treinta momias de destacados nobles y jesuitas de la época. Sin embargo, el único conjunto de cuerpos embalsamados existente en la República Checa se ve amenazado actualmente por el moho y las bacterias.

Los resultados del control regular del estado de las momias, realizado en 1999, confirmó la amenaza de su destrucción. Por esta razón, a inicios del año en curso en las catacumbas comenzó a desarrollar sus actividades una empresa especializada, encargada de estudiar las momias y, sobre todo, de someterlas a una limpieza mecánica y desinfección.

Según adelantó la directora del Centro Cultural de Klatovy, Hana Haladová, deberían ser también restaurados los ataúdes, los conductos de ventilación y todo el espacio en el que se hallan las momias.

En el pasado los 30 cuerpos embalsamados fueron sometidos a cierta limpieza ya varias veces, no obstante, el actual proceso de restauración es el más profundo y minucioso. Y como la labor de los especialistas requiere condiciones adecuadas de trabajo, se hizo indispensable cerrar las catacumbas al público, explicó Hana Haladová, expresando la esperanza de que los trabajos por la conservación de las momias se realizarán antes del inicio de la presente temporada turística.

Las catacumbas fueron construidas en 1656 simultáneamente con los fundamentos de la iglesia jesuita, debajo de la cual se encuentran. En las criptas yacían unas 200 momias de nobles y destacados ciudadanos de la ciudad de Klatovy, Bohemia Occidental. Sin embargo, el sistema de canales de ventilación natural que posibilitaba la conservación de las mismas, resultó deteriorado en 1937 durante las obras de reconstrucción de la iglesia. A consecuencia de ello, la gran mayoría de las momias se deterioró y tuvieron que ser enterradas en el cementerio local. Sin embargo, a inicios de los años 60 el sistema de ventilación fue reparado, lo que posibilitó la conservación de las momias restantes.