Medicina alternativa en Chequia

r_2100x1400_radio_praha.png

¿Cómo son aceptados en Chequia los sanadores? ¿Qué opinan de ellos los representantes de la medicina clásica?

La situación de los sanadores en Chequia no es nada halagueña. Incluso aquellos métodos de medicina alternativa que se consideran en Europa Occidental prácticamente como parte de la medicina clásica, como la homeopatía, están marginados y enfrentan virulentos ataques por parte de un sector del cuerpo médico.

La reciente enmienda a la ley sobre las actividades empresariales ha colocado a los sanadores fuera de ley ya que eliminó de la lista de los llamados oficios libres el denominado "tratamiento por métodos naturales". La enmienda afecta incluso a los sanadores que tienen licencia de masajista o de asesor de estilo de vida. Éstos tendrán que firmar un documento declarando que no prestan servicios de medicina alternativa. Y quien quiera ofrecer dichos servicios deberá presentar antes de febrero de 2001 certificados de estudios medios o superiores de medicina.

Es obvio que muy pocos sanadores podrán presentarlos y cumplir con los requisitos legales. La mayoría de los sanadores checos, al igual que antes de la Revolución de Terciopelo de 1989, tendrán que actuar en la clandestinidad. Si los sanadores, que muchas veces cuentan con una clientela muy numerosa, prosiguen sus actividades, se exponen a ser sancionados.

¿Qué opina sobre los sanadores el checo de a pie? Según una encuesta de la agencia Median, casi un 25 por ciento de la población checa tiene más confianza en la medicina alternativa que en la clásica. Las mujeres están más inclinadas que los varones a aceptar el tratamiento natural y no tradicional.

Las mujeres prefieren también con mayor frecuencia los remedios homeopáticos. Pero el consumo de preparados homeopáticos es insignificante en la República Checa ya que no los costea la Previsión Social. Así, tan sólo uno de cada veinte checos compra de vez en cuando una medicina homeopática.

El año pasado tan sólo uno de cada cincuenta checos consultó a un sanador. Muchas veces son personas desahuciadas por la medicina clásica.

"Nunca tuve mucha confianza en los sanadores, pero mi mamá padece de cáncer, y por eso decidimos consultar a un sanador. Éste nos dio alguna esperanza y lo que es nás importante, a diferencia de los médicos, conversó con nosotros sobre el problema," cuenta un joven de 30 años.

¿Y qué actitud asumen los representantes de la medicina clásica? Pavel Klener de la Clínica de Oncología del Hospital Universitario de Praga opina:

"El sanador alternativo puede ser útil siempre que colabore con el médico. Y aunque sólo alivie las dolencias del paciente, este aporte tiene también su lugar en la medicina."

Mucho más radical es la opinión sobre la medicina alternativa que defiende la asociación de científicos Sísifo, encabezada por el astrofísico Jirí Grygar. Todos los sanadores, incluidos los homeópatas, son charlatanes para los miembros de la asociación. El año pasado, la asociación Sísifo otorgó el seudopremio "Piedra Errática" precisamente al Dr. Josef Jonás, conocido representante de la medicina alternativa.

La redactora en jefe de la revista Regeneración que se especializa en los tratamientos alternativos, mira sin ilusiones el mundillo de los sanadores checos:

"Un tercio de ellos son charlatanes, otro tercio, sicópatas, y solamente el resto sabe ayudar a los pacientes. Y de estos últimos, tan sólo uno de cada veinte tiene la capacidad de curar las dolencias más graves, incluido el cáncer."