Magnate de la televisión da la espalda al Estado checo

r_2100x1400_radio_praha.png

La empresa estadounidense CME principal inversor de la televisora NOVA acordó no cobrar intereses al Estado checo que le debe 320 millones de dólares tras perder el arbitraje internacional por violar el acuerdo de protección de inversiones.

La empresa estadounidense CME decidió no cobrar a la República Checa, unos 70 mil dólares diarios, en intereses por la deuda de más de trescientos millones de dólares que le debe el Estado por no haber protegido sus inversiones.

El magnate de la televisión checa Vladimir Zelezný se hizo con la mayoría de la acciones de la empresa que prestaba servicios a la televisora con capital estadounidense y después creó su propio canal con el mismo nombre, dejando por fuera a los inversores de EE.UU.

Los estadounidenses acusaron al Estado checo de haber violado el acuerdo de protección de inversiones y varios años de querella, varios arbitrajes internacionales fallaron a favor de los inversores.

El ministro de Finanzas checo, Bohuslav Sobotka, y el director ejecutivo de CME acordaron, después de intensas negociaciones, que los intereses dejarán de aplicarse a partir del momento en que los 320 millones dólares se depositen en una cuenta especial.

El Estado checo se comprometió a abrir la cuenta a más tardar el 28 de abril. Esto se debe a que la República Checa apeló contra el veredicto del arbitraje

El caso de la televisión Nova se ha convertido en un problema político-económico, ya que el director de la televisora fue elegido senador y en su momento trató de aprovechar su inmunidad senatorial para repeler las acusaciones contra él.

El magnate de la televisión y senador Vladimir Zelezny aseguró que el tema no le atañe al Estado y que él actuó de acuerdo con la ley. De ahí surgieron discusiones con el Consejo de Radio y Televisión a quiénes los legisladores culpan por lo ocurrido.

Por su parte, el Consejo de Radio y Televisión culpa a los legisladores de haber aprobado leyes que permiten semejante comportamiento por parte de algunos empresarios.

La situación llegó a tal punto que existía contra la República Checa una orden internacional para embargarle propiedades u obras de arte que se expusieran en el extranjero.

El fallo del arbitraje en contra de la República Checa ha llevado a buscar los primeros responsables de lo ocurrido.

Logo TV Nova
Los legisladores de los partidos de la coalición gubernamental anunciaron que exigirán la dimisión del Consejo de Radio y Televisión que facilitó a Vladimir Zelezny dejar por fuera a los inversores estadounidenses.

Los diputados promueven también enmendar el Código Civil para obligar a las empresas a cubrir parte de los gastos que surjieran en caso de una situación similar. Tomando en cuenta que el fallo será posterior a la enmienda es posible que Vladimir Zelezny tenga que pagar parte de la deuda.

Debido a la deuda provocada por la televisión Nova, el Gobierno deberá solicitar a la Cámara de diputados un aumento del déficit del presupuesto nacional, o sea que el déficit aumentará en 320 millones de dólares.

El nuevo arbitraje internacional empezará el 5 de abril en Estocolmo y el fallo definitivo se espera a mediados de junio. De ahí la importancia de haber logrado que no aumenten diariamente los intereses de la deuda que tiene el Estado checo para con los inversores estadounidenses de la empresa CME.

Autor: Federico Picado
audio