Los hombres del río festejan su 135 aniversario

r_2100x1400_radio_praha.png

Sobrevivió las dos guerras mundiales, así como el régimen comunista. ¿Quién? Vltavan, una de las asociaciones profesionales más antiguas checas, que esta semana celebra el 135 aniversario de su nacimiento. Su vida está relacionada estrechamente con el río "sostenedor" Vltava, o sea Moldava, y el barrio praguense de Podskalí. ¿Qué hacen los miembros de Vltavan a principios del siglo XXI? Se lo contaremos en esta A toda marcha.

Foto: Martina Schneibergová
Podría decirse que Vltavan fue un sindicato de navegantes fluviales, almadieros y costeños. Nació el 11 de junio de 1871 en la taberna U Hejduku en Praga, que se encontraba en el cruce del actual malecón Rasínovo y la calle Plavecká. Fíjense que no nos apartamos del río. Plavecká significa en checo "de los navegantes" o si quieren "de los nadadores". Según los estatutos, la tarea de Vltavan consistió en apoyar a sus miembros cuando estaban enfermos, ayudar a las viudas y los huérfanos y contribuir al funeral de los miembros fallecidos.

Los tiempos han cambiado. Por el Moldava no flotan armadías, la taberna U Hejduku desapareció, pero Vltavan todavía vive. El presidente de la asociación Jaroslav Cervený explica que a Vltavan puede afiliarse todo ciudadano que manifieste interés.

"La única condición es encontrar a dos garantes de las filas de los miembros actuales. Y la otra procurarse dentro de un año nuestro traje tradicional, lo cual está relacionado con ciertos gastos financieros".

El traje tradicional, es decir una camisa de rayas blancas y rojas, una corbata negra, un pantalón o una falda negros para el período de invierno, y blancos para verano, una faja roja y los hombres todavía un sombrero duro negro con una cinta azul. Se dice que el traje tradicional lo debe Vltavan a uno de sus miembros fundadores y entonces alcalde de Praga, Frantisek Dittrich.

Presidente de Vltavan Jaroslav Cervený (Foto: Martina Schneibergová)
"Durante una de sus visitas a Francia le llamaron la atención los uniformes de los marineros franceses. Según otra versión, después de la Revolución Francesa mucha gente se fue a Bohemia, por ello los colores rojo, blanco y azul oscuro en nuestro traje tradicional".

Desde los tiempos de Frantisek Dittrich todo alcalde mayor de Praga pasa a ser miembro honorífico de Vltavan.

Hoy día la asociación cuenta con 101 miembros que se llaman mutuamente hermanos y hermanas, explica su presidente Jaroslav Cervený.

"Son tanto hombres como mujeres, casi a medias. Los hombres gozan de una ventaja de ocho miembros, pero las mujeres participan más activamente en las actividades de la asociación. La edad promedio de nuestros miembros es de 59,8 años. Nuestra hermana mayor es la señora Anna Ocenásková que cumplió 92 años".

¿Y por qué entró en Vltavan Jaroslav Cervený?

"Yo nací en Praga, mis tíos son miembros de la asociación, mi hermano menor es tesorero de Vltavan, pero el motivo principal fue el trabajo cerca del río. Desde pequeño me he dedicado a deportes del remo".

El amor por el agua fue también uno de los motivos por los que se afilió a Vltavan Jan Novák, que como el primer nadador en el mundo cruzó el lago más profundo y frío del Globo, Baikal.

Antigua aduana Na Výtoni (Foto: Martina Schneibergová)
"Para mí es un gran honor que me aceptaran en sus filas, porque Vltavan es originalmente una asociación de almadieros y pescadores. Dos veces solo y tres veces en una carrera de relevos crucé el canal de La Mancha. Pero en el Moldava también se puede nadar perfectamente. Entre el lago de Modrany y el Balneario Amarillo están las aguas más limpias de Praga, aunque un poco más frías".

Jana Osbornová se afilió a Vltavan por motivos patrióticos.

"Vivo en el barrio de Podskalí desde los tres años de edad. Los habitantes de aquí consideran la asociación Vltavan como una parte de su identidad. Yo edité, por mi cuenta, un libro sobre su historia en el siglo XX".

El libro de Jana Osbornová lo conseguirán en la antigua aduana Na Výtoni, en Podskalí, al lado del río Moldava. Allí tienen su sede también la asociación Vltavan y un museo. Recordar las tradiciones y archivar los materiales de la historia de los almadieros y de Podskalí es la tarea principal de la actual asociación Vltavan. No obstante, sus integrantes también se divierten. Este sábado festejarán su 135 cumpleaños con una marcha por Praga en trajes tradicionales y una gran fiesta en Mánes, a la orilla del Moldava. ¡Todos están invitados!