Las Fuerzas Armadas checas despedirán a casi 3.000 personas

La crisis ha llegado también al Ejército checo. El ministro de Defensa, Martin Barták, ha decidido desprenderse de unos 3.000 efectivos, entre soldados, personal civil y trabajadores del Ministerio.

Las Fuerzas Armadas checas se enfrentan a un ajuste de personal histórico. En los próximos meses serán despedidos 2.800 efectivos, concretamente 1.200 soldados, 600 empleados civiles del Ejército y 1.000 funcionarios del Ministerio de Defensa. La cifra debería llegar a 5.000 personas antes de finales de año.

El motivo es la reducción del presupuesto del Ejército acordada por el Gobierno para amortiguar los efectos de la crisis económica. El Ministerio de Defensa contará en 2010 con 420 millones de euros menos que este año, y según el Ejecutivo necesitará reducir su personal si quiere seguir siendo operativo y mantener misiones en el extranjero.

El portavoz del Ministerio de Defensa, Andrej Čírtek, opina que los despidos se harán en condiciones muy favorables para los empleados.

“Los soldados recibirán una renta por sus años de servicio y una indemnización. Los empleados civiles se beneficiarán de una paga extra de hasta nueve veces el salario medio en las Fuerzas Armadas, lo que es muy superior a lo que se paga en el sector privado”, subrayó Čírtek.

Petr Hulinský, foto: ČTK
Algunos expertos afirman que con la actual situación económica la República Checa precisaría un ejército de 23.000 soldados y 7.000 trabajadores civiles. Actualmente las Fuerzas Armadas cuentan con 15.000 empleados no uniformados. La reducción de personal no es, sin embargo, la única medida que piensa emprender el Ministerio, según afirma Čírtek.

“La reducción de gastos afectará también a las inversiones y los gastos corrientes. El 50 por ciento del ahorro necesario se conseguirá con los sueldos y un 30 por ciento con los gastos ordinarios, como por ejemplo los entrenamientos o la energía. El otro 20 por ciento se obtendrá reduciendo las inversiones. El Ejército cumplirá con los contratos que ya están firmados, como la compra de los aviones CASA, pero los que no sean prioritarios se dejarán de lado, como la adquisición de misiles antiaéreos”, explicó el portavoz.

La decisión ha sido criticada por el diputado socialdemócrata Petr Hulinský, por considerar que los despidos generarán un problema social mayor que el que se pretende enmendar con los recortes. Hulinský aboga por solucionar la falta de presupuesto a partir de una mayor reducción de las inversiones en medios técnicos y echando mano de las reservas del Ministerio.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio