"La vida no es lo que queremos, sino lo que tenemos"

Arnost Lustig (Foto: CTK)

La mayoría de sus familiares murió en los campos de exterminio nazis. Siendo todavía muy joven fue condenado a muerte, pero él tenía muchas ganas de vivir y se escapó de la "Marcha de la Muerte". Este jueves el famoso escritor checo Arnost Lustig cumplirá ochenta años.

Arnost Lustig (Foto: CTK)
Los horrores del holocausto y el sufrimiento humano se convirtieron en el tema principal de los libros de Arnost Lustig. Este escritor de proyección mundial dijo en su momento que para el pasado seguía siendo presente.

Lustig mide todo desde la perspectiva de la guerra, pero nunca ha perdido el sentido del humor. Se trata de un hombre lleno de vida y optimismo, y asegura que "la vida no es lo que queremos, sino lo que tenemos".

Arnost Lustig fue enviado al gueto de Terezín en 1942, tiempo después a los campos de concentración de Buchenwald y Auschwitz. Fue condenado a muerte en tres ocasiones y en 1945 se escapó de la Marcha de la Muerte y se ocultó en Praga hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

Una vez llegada la paz, Lustig estudió periodismo y trabajó en varios medios de comunicación, entre ellos la Radiodifusión Checoslovaca y fue también guionista en los estudios cinematográficos Barrandov.

En 1968, cuando las tropas soviéticas invadieron Checoslovaquia, Arnost Lustig, se encontraba de vacaciones en Italia. Después de viajar por varios países se radicó en EE.UU. donde dictó conferencias sobre cine y literatura.

Arnost Lustig logró su primer éxito literario en 1962 con la publicación de la novela Dita Saxova.

Dos años más tarde triunfó nuevamente con "Oración para Catalina Horowitz" y antes de emigrar, en 1968, publicó una colección de cuentos titulada "El Amargo Olor de las Almendras" y la novela "Querido" cuya venta fue prohibida por el régimen comunista.

De 1995 a 1997 Lustig fue redactor jefe de la versión checa de la revista Play Boy y en 2003 fue nominado al Premio Pulitzer por su novela Ojos Verdes.

palabra clave:
audio