La resistencia contra el totalitarismo, resumida en 50 rostros

Foto: Pavel Hroch, ‘Rostros de Resistencia’

Una exposición fotográfica accesible en Internet retrata a 50 personas que de una forma o de otra se resistieron al régimen comunista.

Foto: Pavel Hroch, ‘Rostros de Resistencia’
Este mes se cumplieron 70 años de la toma de poder del Partido Comunista en Checoslovaquia, que dio pie a un totalitarismo que se prolongaría hasta 1989. Como siempre, hubo personas que sacrificaron su bienestar personal y arriesgaron su libertad e incluso sus vidas para luchar contra un sistema que entendían como opresivo.

Ahora la exposición on-line Rostros de Resistencia, del fotógrafo Pavel Hroch, retrata a 50 de estos individuos. El artista explica así para Radio Praga el elemento que aúna a todas las personas fotografiadas.

“No fueron víctimas pasivas, era gente que se resistió de alguna manera activa, por su propia iniciativa. Por supuesto, después si vemos sus opiniones políticas, etc. es una gama muy amplia. Este sería el único denominador común”.

Pavel Hroch, foto: Carlos Ferrer
De esta forma, en la muestra tienen cabida personajes de poca visibilidad pública, que no pasaron a los libros de historia, prosigue Hroch.

“No hay solamente presos políticos y disidentes u opositores, sino también por ejemplo hemos retratado a un señor que era un agricultor que se negó a que colectivizaran su granja. Este señor no estuvo en la cárcel, pero se resistió a 40 años de atropellos y dificultades y su familia sigue en lo que ya por generaciones hacen, son agricultores. O un señor que en el 86 se hizo un globo de aire caliente para tratar de cruzar la frontera. No lo logró y lo encarcelaron”.

Foto: Pavel Hroch, ‘Rostros de Resistencia’, Imrich Gablech
Otras personas retratadas sí que encajan en el perfil típico de la llamada resistencia interna o del disidente político, con lo que el público interesado tropezará con caras conocidas, añade Hroch.

“Gente que estuvo en la cárcel en los años 50, que eran por ejemplo jóvenes boy-scouts que trataban de repartir folletos, algunos incluso preparaban una lucha armada. En los años 50 todavía se esperaba un conflicto entre el comunismo y la sociedad occidental que al final no se dio. Mucha de esta gente pasó una gran cantidad de años en la cárcel. Pero están después los disidentes clásicos, los signatarios de la Carta 77, y gente del underground, gente que editaba el samizdat, o sea, es un intento de mostrar toda una gama bastante amplia”.

Una motivación para resistir

Foto: Pavel Hroch, ‘Rostros de Resistencia’, Miluška Havlůjpvá
La cuestión que se alza al contemplar los rostros de estos 50 ejemplos de compromiso personal, de variados trasfondos, es qué es lo que lleva a alguien a poner en juego todo lo que tiene para luchar una batalla que se sabe perdida. Para Hroch la clave está en los contextos morales o ideológicos de los que proceden.

“Mucha gente que se resistió en los años 50, no siempre, pero muy a menudo, seguían una tradición de familia. Por ejemplo el señor que era agricultor, y dijo que no iba a aceptar eso, o era gente educada en los boy-scouts, muy común. Hay gente de la iglesia oculta, de la iglesia subterránea, también eran curas o religiosos que sentían esto como algo malévolo. Y también gente apolítica pero que en el transcurso de los sucesos se dio cuenta de que lo que se estaba desarrollando aquí llevaba un transcurso nefasto”.

Foto: Pavel Hroch, ‘Rostros de Resistencia’, Vratislav Brabenec
En este sentido Hroch subraya la conversión en disidentes de gente que es puesta contra las cuerdas por el sistema y que, por sus convicciones morales, decide no ceder. Es el caso de la banda de rock The Plastic People of the Universe, comenta.

“Por ejemplo un caso de gente que no quería meterse en política, que eran músicos de rock, del underground, que los encarcelaron y prepararon un juicio contra ellos. Dijeron que no iban a hacer compromisos artísticos. Hay un lema que dice un grupo punk de Cuba, Porno para Ricardo, que canta, a mí no me gusta la política, pero yo le gusto a ella, compañero. O sea, fueron obligados a eso, más o menos, sin intención de decir: vamos a hacer algo en contra. No, dijeron: vamos a hacer nuestra música. Y llegó hasta donde llegó”.

Una colección de fotografías en Internet

Foto: Pavel Hroch, ‘Rostros de Resistencia’, Jiří Stránský
La exposición ‘Rostros de Resistencia’ (‘Faces of Resistance’) es accesible a través de Internet de forma gratuita en el Google Culture Institute. Además de las fotografías, en ocasiones más de una para la misma persona, la muestra incluye más información sobre cada sujeto, recuerda Pavel Hroch.

“Se trata siempre del retrato de la persona y una biografía breve de dos o tres páginas que hicieron mis colaboradores Adam Drda, Luděk Navara, Jan Horník y Jiří Peñas. Algunos de ellos trabajan con Post Bellum, una organización especializada en captar la historia oral del siglo XX”.

La exposición ha sido llevada a cabo con la colaboración de la Biblioteca Václav Havel, pero no planea de momento una versión física. Sí que se cuenta sin embargo con ampliarla, haciendo un repaso similar a los opositores al régimen en Eslovaquia.

Para un futuro a medio plazo, a Pavel Hroch le gustaría añadir para cada persona fotografiada un pequeño documental de 10 minutos de duración en el que se explique su caso, y cómo fue para ese individuo en concreto la vida bajo el régimen comunista.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio