La República Checa solidariza con Estados Unidos

r_2100x1400_radio_praha.png

Una ola de solidaridad se levantó en la República Checa para con el pueblo de Estados Unidos y con las víctimas de los atentados terroristas perpetrados contra la mayor potencia del mundo.

Las campanas de la catedral de San Vito en el Castillo de Praga resonaron ayer durante cinco minutos transmitiendo de esa forma la profunda solidaridad del pueblo checo con las víctimas de los ataques terroristas contra Estados Unidos.

Decenas de personas se juntaron ayer en la céntrica plaza Venceslao, en Praga, encendiendo velas y colocando flores junto a la estatua de San Wenceslao, para manifestar su solidaridad con el pueblo de Estados Unidos. La gente asistió al lugar a pesar de que el ministro del Interior checo, Stanislav Gross, recomendó que no se produjeran en estos días mayores concentraciones de personas, por razones de seguridad. Los presentes en el acto, muchos con lágrimas en los ojos, comentaban entre sí lo ocurrido en Estados Unidos...

"Es algo horroroso lo que pasó, constantemente seguimos los noticiarios y la prensa para seguir los acontecimientos. Recientemente asistí a la proyección de la película Pearl Harbor que me impresionó muchísimo, pero lo que realmente ocurrió en Estados Unidos en estos días me causó un verdadero impacto", nos dijo una praguense que acudió a la plaza.

Terrible, imperdonable, trágico, doloroso " son las palabras que con mayor frecuencia se escuchaban entre los presentes...

"Es una inmensa tragedia, porque el ataque terrorista contra Estados Unidos costó la vida a miles de personas inocentes... Esto no se hace", compartió con nosotros sus impresiones otra habitante de la capital checa.

Lo acaecido en Estados Unidos causó un impacto también a los turistas que en estos días se encuentran en la República Checa. Una joven española de visita en Praga lo comentó de la siguiente manera:

"Es una masacre total porque es un ataque contra Estados Unidos, país que siempre se ha creído ser intocable. Lo ocurrido nos ha sorprendido a todos muchísimo."

Un equipo especial checo de salvamento, adjunto al ministerio del Interior está preparado para salir hacia Estados Unidos en caso de ser necesario.

Petr Turek, del Instituto de Hematología y de Transfusiones en Praga, indicó a su vez que los hospitales de la República Checa están dispuestos a ofrecer a Estados Unidos miles de unidades de sangre y de plasma. La Cruz Roja checa llamó a una colecta pública para ir en ayuda de los ciudadanos afectados por los ataques terroristas contra Estados Unidos.

Jirí Kotalík, rector de la Academia de Artes Musicales de Praga, resumió las sensaciones causadas a los ciudadanos checos por lo acontecido en Estados Unidos de la siguiente manera:

"Es algo horroroso. Los ataques terroristas contra la mayor potencia del planeta son una trágica visión del mundo actual en el que cada vez más se recurre a la agresión, la intolerancia y a la incomunicación. Los acontecimientos de los últimos días son un gran desafío para la Humanidad."