La primera vuelta de las elecciones senatoriales en la RCh

Foto: CTK

Un candidato electo, una baja participación de los electores y un gran éxito del opositor Partido Cívico Democrático, de centroderecha, éstos son los resultados de la primera vuelta de las elecciones senatoriales efectuada el viernes y el sábado pasado en la República Checa.

Vladimír Zelezný, Foto: CTK
La Cámara Alta del Parlamento funciona en la República Checa desde 1996. Los 81 senadores son elegidos por seis años, pero cada dos años se elige una tercera parte de ellos.

Así, los electores escogieron este fin de semana, en la primera vuelta, a candidatos de 27 circunscripciones. Solamente un candidato obtuvo más del cincuenta por ciento de los votos, porcentaje necesario para ser electo senador en la primera ronda. Se trata de Vladimír Zelezný, director de la televisión Nova.

El politólogo Rudolf Kucera califica los resultados de la primera vuelta de los comicios senatoriales de poco sorprendentes.

"En lo que a la elección de Vladimír Zelezný se refiere, lo único sorprendente es la inercia del Consejo de Radiotelevisión que le permitió actuar en su televisión incluso durante los comicios. Los resultados confirman que el Partido Cívico Democrático, cuyos candidatos pasaron a la segunda vuelta en 19 circunscripciones de los restantes 26, es fuerte precisamente en las regiones. Y de los demás partidos parlamentarios, las mayores posibilidades tiene la gubernamental Socialdemocracia que en la segunda ronda se enfrentará con el Partido Cívico Democrático en catorce circunscripciones".

Foto: CTK
Rudolf Kucera advierte sobre una baja participación, tan sólo el 24 por ciento de los electores acudieron a las urnas. ¿Por qué?

"Se debe al desinterés de los ciudadanos checos por la política y su desconfianza hacia los políticos, lo que se manifestó ya en junio, durante las elecciones parlamentarias en las que ni el cincuenta por ciento de los electores entregó su voto. Culpables son los partidos políticos incapaces de llevar a la práctica tras las elecciones lo que han prometido antes".

Pese a la gran impopularidad de que el Senado goza entre los ciudadanos, el politólogo Kucera está convencido de su importancia. Destaca que la Cámara Alta funciona como una garantía constitucional que en el pasado impidió reformas planeadas por los dos partidos mayoritarios con el fin de fortalecer aún más su posición en el escenario político checo.