La mezcla de baile y música de la Capoeira florece en la RCh

Foto: Roberta F., Creative Commons 3.0

La combinación de música, baile y artes marciales que contiene la capoeira ha hecho que el número de aficionados a esta disciplina crezca sin parar en la República Checa. En Radio Praga hemos asistido a uno de los entrenamientos del grupo Candeias para que nos cuenten todos los detalles de su pasión por los ritmos brasileños.

Foto: Roberta F., Creative Commons 3.0
No estoy ni en Brasil ni en un país Africano. Me encuentro en Praga y esto es un entrenamiento de Capoeira, el arte marcial brasileño que después de conquistar medio mundo ha llegado también a la República Checa.

Al entrenamiento de hoy han asistido unas cincuenta personas. Con tan solo tres años de existencia el grupo Candeias entrena ya a más de 70 miembros y sigue creciendo. En su enorme mayoría se trata de chicos y chicas de entre 18 y 30 años que han encontrado en la Capoeira la combinación perfecta entre baile y deporte. Pero mejor dejemos que nos lo cuenten ellos mismos. Martin Kratký y Klara Líšková hablan español y nos han contado que es lo que les atrajo de esta lucha brasileña.

“Por la cultura, por los movimientos, que parece que es algo diferente que las artes marciales. Me gusta la acrobacia, me gusta la música, la cultura brasileña”, comentó Martin.

“Me gustan los movimientos, que respetan el ritmo de las canciones, y que hay muchos instrumentos. Hay música, hay baile, hay ritmo, hay de todo.”, añadió Klara.

Y es que un entrenamiento de Capoeira es algo entre una clase de artes marciales y una sesión de aeróbic. Los alumnos aprenden las catas y los movimientos como si se tratara de judo o karate y luego las practican al ritmo de Maculelé. Precisamente es esta combinación de lucha y baile lo que convierte a la Capoeira en algo absolutamente diferente, como nos cuenta el mestre Sazuki, fundador del grupo Candeias

“La capoeira en sí es lucha y es baile. Pero está el momento de la lucha y el momento del baile. Por ejemplo, si estamos en una demostración no se va a necesitar demostrar la parte de lucha, porque no es interesante para el público. Quieren ver los saltos, la música, los movimientos plásticos… Pero en el día a día de los entrenamientos sí aplicamos la parte de lucha.”

La capoeira no se baila ni se lucha. Se juega. ¿Y qué tal juegan los checos? Para Sazuki los bailes de salón que normalmente aprenden los jóvenes checos les dan una buena base técnica pero no les preparan para ese “algo especial” que tienen los ritmos brasileños.

“Con la técnica, con la ejecución de los movimientos, tienen facilidad. Pero solamente un poquito con el ritmo… de ritmo los checos no tienen mucho. Las danzas checas son buenas, como la polka, la valšice, pero la capoeira necesita un poco más de ‘ginga’ de ‘moleio’ (movimientos especiales de capoeira)”, dijo Sazuki.

Y por si fuera poco, la Capoeira no es solo música y ejercicio. También se enseña historia y cultura brasileña. Una disciplina completa, vamos.

“Aprendes a cantar, aprendes a tocar los instrumentos. A veces aprendes a hablar portugués. Y también la gente te dice algo sobre la cultura, sobre los orígenes del deporte”, afirmó Klara.

“Es un poco difícil. Cuando quieres hacer capoeira tienes que saber mucho de los movimientos, por supuesto, pero también de la cultura. Por ejemplo la música, el idioma… Tienes que saber todo”, reconoció Martin.

Todo este mundo no se reduce solo a los cursos. La capoeira, con su estética de baile y sus acrobacias, resulta un espectáculo muy visual, y los diferentes grupos que existen en la República Checa actúan constantemente en festivales, fiestas de promoción y celebraciones de todo tipo. Un soplo de aire tropical en pleno centro de Europa.