La estrella de la música pop y rock checa, Dan Bárta, habla de sus viajes a Latinoamérica

r_2100x1400_radio_praha.png

Una de las grandes aficiones de Dan Bárta, estrella de la música pop y rock checa, es viajar a América Latina. Según dice, le atrae la naturaleza y la gente; allí reposa y reencuentra su calma interna. Dan Bárta, de 31 años, fue declarado por la Academia de la Música Popular checa como el mejor intérprete del año 2000, y su último disco compacto, el mejor álbum.

¿Qué países latinoamericanos ha visitado?

"Fui a Ecuador, visité dos veces México y viajé a Venezuela, Costa Rica y Nicaragua. Desde el primer momento sabía que América Latina es un rincón precioso del mundo; por la gente que vive allí, por la naturaleza y por la lengua. Me encanta escuchar cuando se habla espanol porque es una lengua que me emociona.

¿Por qué le emociona?

"No lo sé, quizás porque este idioma esté lleno de temperamento y porque ponga acento precisamente en lugares que me emocionan. Puedo escuchar horas enteras la conversación de dos personas en espanol, aunque les entienda muy poco, y tan sólo por la entonación de sus voces intuir lo que opinan y sienten. Entonces, viajo a Latinoamérica para aprender espanol y para fotografiar la naturaleza".

¿Selecciona Vd. los países latinoamericanos que visita?

"Para mí es importante la selva virgen. Me encanta deambular por la selva y observar libélulas y ahora extrano el calor que hace en el ecuador. También me atrae Perú y sus montanas, pero creo que lo visitaré cuando sea mayor, así como Argentina y Bolivia".

Durante sus viajes a Latinoamérica, ¿qué es lo que más le interesa: los monumentos, los centros turísticos o la naturaleza y sus habitantes?

"La naturaleza y el campo. En todo el mundo, la naturaleza empieza al final de la aldea, y mi experiencia es que en el campo vive gente sencilla y buena, relacionada con la tierra y por ello portadora de paz y tranquilidad. En lo que a los centros de turismo se refiere, no me gustan, porque para mí son la aplicación del estilo de vida europea en las condiciones latinoamericanas. Y en cuánto a los monumentos, no me opongo a visitarlos porque forman parte de la historia de cada país. Por ejemplo, Palenque, en México, es algo precioso".

Si los campesinos son buenos y sencillos en todo el mundo, ¿por qué los visita precisamente en América Latina?

"Yo soy europeo y cristiano; éstas son dos determinantes que no puedo borrar de mi vida aunque aprenda japonés y me convierta en budista. Y los habitantes de Latinoamérica son cristianos, en parte europeos, y por ello les entiendo. Le doy un ejemplo: en la ciudad de La Frontera, en México, un domingo por la manana se efectúa un desfile de la escuela marítima local y por la noche se celebra una misa cantada; después la gente se sienta a platicar y a comer mangos; y es precisamente el momento en el que tengo la sensación de haberlo vivido antes".

Uno de sus cantantes latinoamericanos preferidos es el brasileno Astrud Gilberto. ¿Puede dedicar una de sus canciones a nuestros oyentes, aunque sea en inglés?