La empresa aeronáutica checa estrena Z-400

r_2100x1400_radio_praha.png

Con ocho plazas, la posibilidad de adaptarlo para el transporte de carga o para fines militares, y con el precio de 700 mil dólares, el Z-400 es el nuevo avión de Moravan Aeroplanes, la empresa aeronáutica con sede en la ciudad morava de Otrokovice. Con el constructor principal del Z-400, Jan Námisnák, conversa en esta edición Pavla Jedlicková.

Al presentar el Z-400 al público, el presidente de Moravan Aeroplanes, Libor Sosna, lo calificó de producto puntero a nivel mundial. Su constructor principal, Jan Námisnák, puntualiza que el avión tiene el motor de pistón más moderno, de 600 caballos de fuerza y con una potencia que se puede aprovechar en las condiciones más extremas. Otra ventaja del Z-400 consiste, según el señor Námisnák, en que puede operar en pistas de aterrizaje muy cortas y se caracteriza por una fuerza ascensional muy rápida.

"Este avión es un digno sucesor de los denominados tractores aéreos, o sea, de los aviones de uso múltiple. Se puede aprovechar en todo tipo de condiciones geográficas y climatológicas, tanto para el transporte de carga como para el transporte cómodo de personas. A diferencia de los demás modelos producidos por nuestra empresa, no se trata de un avión deportivo o turístico y por ello no está tan sujeto a los cambios de moda dentro del mercado aeronáutico".

El constructor Námisnák explica que precisamente el uso múltiple de este tipo de aviones asegura al productor una clientela amplia y bastante estable, y le permite planificar la producción con bastantes años de antelación.

¿Tiene ya algunos clientes el Z-400?

"Sí, registramos el mayor interés en Canadá y el norte de Estados Unidos. Los primeros en firmar el contrato de suministro han sido las compañías petroleras canadienses. También varios países de Asia y Africa han mostrado su interés por la adquisición de nuestro avión, al igual que algunas empresas australianas. En lo que a Latinoamérica se refiere, ésta representa un gran mercado para los aviones de todas las categorías y el Z-400 seguramente no será una excepción".

Las raíces del Z-400 se hallan, no obstante, en Rusia...

"Sí, nuestro modelo se basa en el diseño del avión SM 92 realizado por el taller moscovita Technoavia. A principios de los años noventa, el constructor de ese taller, Viacheslav Kondratev, diseñó el citado avión que debía ser el sucesor del conocido AN 2. Desgraciadamente, dicho proyecto no se llevó a cabo en Rusia debido a la falta de recursos financieros. Con la ayuda de su inversionista canadiense, Moravan Aeroplanes compró la documentación del avión SM 92 y, después de varios ajustes técnicos, nació el Z-400".

La empresa aeronáutica checa invirtió en la construcción del avión unos mil quinientos millones de dólares. Las pruebas aéreas del Z-400 empezarán en el mes en curso, y la producción, el año próximo. El constructor Jan Námisnák estima que, a partir de 2004, Moravan Aeroplanes podría producir unos cincuenta aviones al año.