La comida en los restaurantes será más cara

eunika2.jpg

Los precios de las comidas y las bebidas no alcohólicas en los restaurantes checos aumentarán a partir de mayo, tras el ingreso de la República Checa en la Unión Europea.

El 1 de mayo, el Impuesto al Valor Añadido (IVA) de la comida y bebidas no alcohólicas aumentará del cinco por ciento actual al 22 por ciento. El ministro de Hacienda checo, Bohuslav Sobotka, intentó conseguir en Bruselas a última hora una excepción para mantener en la República Checa el nivel de los tributos actuales, pero las negociaciones de este martes fracasaron y los dueños de los restaurantes se sienten desilusionados.

"Nos veremos obligados a aumentar el precio como mínimo en un 17 ó 20 por ciento. Y, claro, tememos que se reduzca nuestro ingreso. Creo que no bajará el número de clientes, pero los mismos vendrán solamente para beber, prefiriendo comer en casa", afirmó el dueño de un local situado en el centro de Praga.

Algunos economistas auguran que la cuarta parte de los restaurantes checos deberán declararse en bancarrota, debido al aumento de los precios. Por su parte, Jaromír Beránek, director de la firma analista Mag Consulting, opina que gran parte de los restaurantes intentarán burlar la ley, dividiendo su empresa en varias sucursales menores para reducir su ingreso.

"De esa forma, una sucursal puede vender bebidas y otra comidas, por ejemplo. La división puede realizarse incluso en un local que dispone de varias salas", explicó Beránek.

Los políticos checos no consiguieron una excepción para la República Checa, ya que iniciaron las negociaciones en Bruselas muy tarde, confiando en que Francia impondrá su propuesta de reducir el Impuesto al Valor Añadido en los restaurantes.

Por otro lado, se prevé que el aumento de la IVA, traerá a las arcas estatales del país unos 170 millones de euros.