La cerveza checa obtendrá denominación de origen protegida

r_2100x1400_radio_praha.png

La Unión Europea tiene previsto otorgar denominación de origen protegida a la cerveza checa. Mientras que las cervecerías pequeñas del país aplauden esa decisión, las empresas que forman parte de grupos multinacionales no se muestran tan entusiasmadas, ya que la cerveza que produzcan fuera del país no podrá aprovechar esa ventaja.

La fama mundial de la cerveza checa sigue creciendo. Los productores locales resaltan que la bebida producida en Bohemia y Moravia es singular gracias a los métodos de cocción y las materias primas utilizadas y esperan que la denominación de origen protegida les ayude a reforzar su posición en los mercados mundiales, según resaltó el presidente de la Asociación de Cervecerías Checas, František Krakeš.

“Conseguir la denominación de origen protegida ‘cerveza checa’ era para nosotros uno de los objetivos clave, ya que la misma posibilitará seguir aumentando la exportación y las ventas de nuestra cerveza en los países comunitarios”, dijo Krakeš.

La exportación de la cerveza checa ha registrado en los últimos años un crecimiento notable. El volumen de la cerveza exportada el año pasado alcanzó casi tres millones y medio de hectolitros y creció más del 120 por ciento en comparación con el año 2000.

El derecho de utilizar la denominación de origen protegida ayudará así a imponerse en el exterior principalmente a los productores menos conocidos, indicó Karel Witz, jefe de la Cervecería Municipal de Polička.

“Para todos los que quieren exportar cerveza checa, y no una bebida sustitutiva o ‘eurocerveza’, el otorgamiento de la denominación de origen protegida abrirá el camino hacia el exterior”, señaló Witz.

Por otro lado, las empresas que forman parte de los grupos multinacionales se encontrarán en una situación paradójica, ya que ofrecen licencia para la producción de su cerveza también en el exterior

Por ejemplo, Pilsner Urquell, del grupo SAB-Miller, produce la cerveza también en Rusia y Polonia, y aunque la bebida hecha en esos países cumple con la condición de la elaboración tradicional checa, no podrá utilizar la denominación de origen protegida.

Las empresas checas resaltan que la cerveza producida fuera del país tiene la misma calidad y sabor que la producida en Bohemia y Moravia. No obstante, una vez implantada la nueva directiva europea, no podrán imprimir en las etiquetas de las botellas la denominación de origen ‘cerveza checa’.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio