La Cámara Baja checa aprobó normativas de envergadura

r_2100x1400_radio_praha.png

Los legisladores checos aprobaron una serie de normas financieras y militares.

Según lo esperado, gracias a los votos de la gubernamental Socialdemocracia y del Partido Cívico Democrático, la Cámara Baja del Parlamento Checo obvió el veto presidencial y ratificó la enmienda de ley del Banco Central Checo. En contra de la enmienda -que el presidente Havel, parte de la oposición y la Unión Europea consideran que limita la independencia de esa institución- votaron los partidos menores.

La enmienda en cuestión define la elección del gobernador, los vicegobernadores y los miembros del Consejo del Banco Central Checo, establece que el nombramiento de los mismos lo realice el jefe del Estado a propuesta del Gobierno, modifica las condiciones de remuneración de los altos cargos del banco, y divide en dos el presupuesto de esa institución financiera. De manera que a partir del uno de enero del próximo aòo 2001, fecha en que la enmienda entrará en vigor, la Cámara de Diputados tendrá a su cargo la aprobación del presupuesto encaminado a garantizar el objetivo principal del Banco Central Checo: mantener la estabilidad de los precios, así como también el establecimiento del presupuesto de gestión e inversión.

Los legisladores también aprobaron la incorporación de la República Checa al sistema integrado de defensa antiaérea de la OTAN, lo que significa que en lo sucesivo las fuerzas aéreas de la Alianza Noratlántica podrán intervenir en la defensa de este país, y la aviación checa, a su vez, en la defensa de los aliados de la OTAN.

La Cámara Baja decidió que también durante el aòo próximo unidades checas continúen formando parte de las misiones SFOR y KFOR dislocadas en Bosnia y Hercegovina y en la provincia serbia de Kosovo.

Autor: Mónica Villegas Gallego
audio