Karel Kosík

r_2100x1400_radio_praha.png

"Se siente traicionado por los hombres cultos, engañado por los políticos y amenazado por los puesteros," - en estos términos comentó hace siete años un reseñista la publicación de los ensayos "El siglo de Margarita Samsa" que escribió uno de los filósofos checos más importantes de los últimos decenios, Karel Kosík.

El filósofo Karel Kosík, quien celebró el 26 de junio pasado su 75 cumpleaños, se hizo famoso a partir de 1963 cuando publicó su obra "La dialéctica de lo concreto". Aprovechando aquella época de relajamiento de la rigurosidad ideológica del régimen comunista, Karel Kosík criticó la esterilidad del dogmatismo marxista imperante en el mundo bipolar tras la Segunda Guerra Mundial.

Kosík partía de la idea de Carlos Marx de que el sentido de la historia radica en la formación del hombre y del humanismo. Por lo tanto, resaltó la importancia de lo cotidiano, de la responsabilidad personal y del rechazo de la "realidad sin el hombre". La crítica de la „conciencia falsa", acompañada por el postulado de un "marxismo abierto", suponía automáticamente la crítica del oficialismo ideológico de aquel entonces. El libro "La dialéctica de lo concreto - estudio sobre la problemática del hombre y del mundo" fue traducida a muchos idiomas. En los años sesenta y setenta tuvo una gran repercusión en los círculos intelectuales checos y eurooccidentales proclives al libre pensamiento. Una acogida positiva, acompañada por una gran influencia sobre el pensamiento marxista no dogmático, tuvo también en España y América Latina.

Karel Kosík nació en 1926 en Praga. Después de la Segunda Guerra Mundial estudió en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Carolina de Praga, de la de San Petersburgo "por entonces Leningrado- y de la de Moscú. Su primera monografía científica, que dedicó a la Democracia Radical Checa del siglo 19, fue publicada en 1958. Hasta 1968 trabajó en el Instituto de Filosofía de la Academia de Ciencias Checoslovaca. Ese mismo año fue nombrado profesor de la mencionada facultad de la Universidad Carolina.

En 1970, dos años después de la ocupación de la antigua Checoslovaquia por los ejércitos del Pacto de Varsovia, Karel Kosík fue acusado de revisionismo antimarxista por las autoridades comunistas y expulsado de la Universidad. Hasta la "Revolución de Terciopelo", de 1989, prosiguió publicando en la clandestinidad.

Influído notablemente por Marx, Hegel y Martin Heidegger, Karel Kosík analizó el contexto sociopolítico de la crisis checoslovaca de los años sesenta, dedicándose simultáneamente al tema del subjetivismo endémico de la época moderna como una de las causas de la crisis de valores en el mundo contemporáneo. Tras los cambios de 1989 se dedicó intensamente a la crítica de los conceptos neoliberalistas y de lo que se conoció como "economía de mercado sin adjetivos".

En 1997 publicó el libro de ensayos "Reflexiones antediluviales", galardonado el año pasado con el Premio Tom Stoppard de la Fundación Carta 77. El jurado del Premio destacó la calidad de la obra y la valentía con la que Karel Kosík había analizado las raíces de la crisis del arte, la política y la sociedad contemporáneas.

Autor: Vít Urban
audio