José Rizal, el héroe nacional de Filipinas y su colaborador checo

r_2100x1400_radio_praha.png

El político y escritor filipino, José Rizal, es considerado como uno de los héroes nacionales y promotores intelectuales de la independencia de Filipinas. A veces se le atribuye simbólicamente un papel semejante del cubano José Martí. Ambos cayeron en vísperas de la independencia de sus patrias. Sin embargo, la lucha de José Rizal fue inspirada por el maestro checo, Fernando Blumentritt, con el que Rizal había entablado una profunda amistad en Praga.

En 1850 fueron fundadas en la entonces Universidad Carlo- Fernandina de Praga dos cátedras de historia. El profesor Václav Vladivoj Tomek impartía clases de historia de los países encabezados por la Casa de Austria, y el profesor Konstantin von Hofler se dedicaba a la historia universal.

Entre los monarcas preferidos por el profesor Hofler figuraba el rey de España y emperador romanogermánico, Carlos V, hermano del rey checo y su sucesor en el Imperio, Fernando I. Uno de los primeros alumnos del profesor Hofler fue el checo Fernando Blumentritt, oriundo de Praga.

El profesor encargó al joven estudiante que elaborara un relato anónimo sobre el levantamiento de los comuneros de Castilla entre 1520 y 1522. Posteriormente, los intereses de Blumentritt se separaron de los de su preceptor universitario. Blumentritt se orientó a la época del reinado de Felipe II y las islas en el extremo occidental del imperio español que llevan el nombre de ese monarca.

Fernando Blumentritt estudió detalladamente las luchas de los españoles con los portugueses y holandeses por Filipinas, así como los idiomas y cultura de dicha región.

Al ser nombrado profesor y director de un liceo de la ciudad de Litomerice, Bohemia del Norte, Blumentritt empezó a publicar anuarios de su escuela con distintos artículos y diccionarios que distribuía en toda Europa.

Desconocemos si sabía que desde 1680 actuaban en Filipinas, al igual que en otras colonias españolas, miembros de la provincia checa de la Compañía de Jesús. Por ejemplo, en la farmacia jesuita de Manila se alternaron muchos egresados de los liceos de dicha orden con sede en las ciudades de Brno y Ceský Krumlov. El más famoso de ellos fue Josef Kamel, de Brno, quien fue el primero en describir la flor que obtuvo posteriormente su nombre - la camelia.

Aunque el profesor Blumentritt solía viajar sólo de Praga a Litomerice, logró su fama en la segunda mitad del XIX como célebre filipinista europeo. Fue elegido incluso presidente honorífico del primer congreso de filipinistas en Dresde.

Al mismo tiempo, en su patria se desempeñaba como político afín al programa de los liberales nacionalistas, de los que se diferenciaba por reconocer los derechos de las minorías.

A finales de los años ochenta del siglo XIX uno de los estudios de Blumentritt llegó a manos del joven médico filipino, José Rizal, entonces exiliado en España.

Después de regresar a Filipinas, José Rizal publicó en 1886 la novela "Noli me tangere", en la que denunciaba los abusos de la administración colonial española. Sin embargo, se produjo un nuevo conflicto con las autoridades españolas, y el independentista moderado se vio obligado a trasladarse a la ciudad alemana de Heidelberg, entablando allí contacto epistolar con el lejano amigo checo de los filipinos, Fernando Blumentritt.

Rizal agradeció a Blumentritt su profundo interés por las Islas Filipinas, pero al mismo tiempo le criticó por soler utilizar sólo informaciones de origen español, lo que tergiversaba su imagen de Filipinas.

Después de arribar a Litomerice, José Rizal y su amigo checo se inscribieron en la crónica municipal. Al mismo tiempo, José Rizal conoció a toda la familia de Blumentritt y, acompañado por su anfitrión checo, partió para Praga, donde visitó los monumentos históricos y las aulas universitarias.

Desde esta visita, Blumentritt se convirtió en un verdadero amigo y colaborador de José Rizal, preparando con él la edición de una crónica sobre las Filipinas del siglo XVII. Ambos hombres prosiguieron sus contactos epistolares incluso después de la nueva expulsión de Rizal de la capital filipina por los españoles.

Implicado en una revuelta independentista, en la que probablemente nunca participara, José Rizal fue juzgado por un tribunal militar y fusilado en 1896.

Fernando Blumentritt recibió de Rizal una carta de despedida, escrita en vísperas de la ejecución. El indignado Blumentritt devolvió a Madrid todas las ordenes y distinciones que había recibido anteriormente, y empezó a participar en ediciones de literatura política contra los españoles.

Fernando Blumentritt escribió asimismo en alemán un manual dedicado a la historia y la cultura de Filipinas, convirtiéndose posteriormente en crítico y adversario del colonialismo.

Autor: Vít Urban
audio