Inspección internacional revela carencias de la ciencia checa

r_2100x1400_radio_praha.png

El sistema para evaluar los resultados de la ciencia checa es absurdo y los métodos de su financiación poco efectivos. Ésta es la primera conclusión de una profunda inspección internacional realizada en el país desde 2009 y que se prolongará hasta el fin de este año.

Foto: Comisión Europea
Desde hace dos años, expertos del Consejo Económico Nacional (NERV) y de la compañía británica Technopolis estudian el sistema que se emplea en Chequia para evaluar el trabajo de los científicos y en base al cual se distribuyen las finanzas para los diferentes proyectos.

Los primeros resultados de la inspección son poco alentadores. El analista del Consejo Económico Nacional especializado en temas de ciencia y educación, Daniel Münich, resume los principales defectos del sistema checo.

Daniel Münich
“La inspección ha desvelado tres problemas fundamentales de la ciencia checa: el sistema de su gestión, su evaluación y su financiación. Las críticas por parte de los expertos extranjeros han sido graves. En el informe se dice, por ejemplo, que un sistema tan absurdo difícilmente se puede encontrar en otro país del mundo”, destaca Münich.

El sistema de evaluación se basa principalmente en la cantidad de artículos publicados en revistas nacionales e internacionales, el número de patentes obtenidos y de libros publicados.

Tal sistema anima a los científicos checos a actuar de manera fraudulenta con el fin de obtener dinero para sus proyectos, sostiene Daniel Münich.

“Se fundan revistas a propósito. Los científicos pactan entre sí, uno menciona al otro en su trabajo y al revés para conseguir un mayor número de reseñas. Se publican varios libros pequeños en vez de uno grande. Cualquier tabla de Excel se vende como un resultado de una investigación”, enumera el economista.

Los expertos extranjeros objetan que el sistema carece en absoluto de criterios de calidad. Dicho de otra manera, a nadie le interesa el nivel de los trabajos publicados ni el carácter de los inventos. Lo único que se toma en consideración es su cantidad.

Foto: Comisión Europea
Por eso recomiendan completar el método actual con evaluaciones de expertos capaces de juzgar la calidad y la importancia de los inventos. Al mismo tiempo, apelan al Gobierno checo para que otorgue a los científicos el apoyo financiero de varios años en adelante para que puedan planificar mejor su trabajo.

La inspección independiente de la ciencia e investigación se está realizando a solicitud del Gobierno checo. Además del sistema de evaluación y financiación de los diferentes proyectos, analiza la cooperación entre la ciencia y el sector industrial y las posibilidades de desarrollo profesional de jóvenes científicos. Sus resultados serán tomados en cuenta a la hora de preparar la reforma de Educación.