Gobierno checo impedirá la venta de los radares Vera a China

Radiolokátor Věra, foto: www.era.cz

Los ministros checos prohibieron este miércoles la venta de seis radares militares, denominados Vea, a China. Vera es capaz de detectar incluso los aviones invisibles estadounidenses "Stealth".

"El Gobierno evaluó este caso y llegó a la conclusión de que no hay interés de parte de la política exterior de la República Checa por exportar este sistema a China".

Así lo explicó el primer ministro, Vladimír Spidla, tras la sesión de su Gabinete. Los ministros decidieron impedir la exportación de radares Vera después de algunas reservas expresadas por Estados Unidos. Washington teme que China pueda descubrir sus aviones y barcos cerca de Taiwan mediante la utilización de ese radar.

El fabricante de los radares, la empresa ERA, pierde así un contrato por mil quinientos millones de coronas, casi 47 millones de euros. Pero no pierde el mercado de venta para Vera. Los mismos Estados Unidos ya han mostrado interés por comprar esos radares. Se prevé que el contrato se lleve a cabo el año en curso.

El radar Vera es uno de los sistemas de seguimiento pasivos más sofisticados. Él mismo no transmite, tan sólo recibe y procesa señales. Es capaz de descubrir la presencia de otro radar y determinar su tipo sin ser descubierto. Tiene un alcance de 450 kilómetros y sabe detectar objetos incapaces de ser detectados por otros sistemas, por ejemplo, los aviones invisibles "Stealth". Las Fuerzas Armadas checas utilizan el radar Vera para seguir el tráfico aéreo sobre la República Checa.