Gitanos checos viven aislados

spinave_bydleni.jpg
0:00
/
0:00

Unos ochenta mil gitanos viven en la República Checa en "ghettos" aislados. Se trata de una tercera parte de todos los gitanos que habitan en este país. Esto se desprende de un reciente estudio realizado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Los resultados del estudio dejaron perplejos tanto a representantes del oficialismo, como a especialistas y funcionarios de instituciones sociales que se ocupan de la problemática de los ciudadanos de la etnia gitana.

Según el documento, en la República Checa existen más de 300 localidades habitadas por gitanos que viven al borde de la miseria. Los habitantes de esos barrios o "ghettos" no consiguen trabajo y sus hijos frecuentemente no asisten a la escuela. El mayor número de los "ghettos" gitanos se encuentra en el norte del país, según informó Eva Holecková, encargada del proyecto dedicado a los gitanos en la República Checa.

Eva Holeckova (Foto: Jana Sustova)
"En el norte del país, en zonas industriales, hemos encontrado las mayores conglomeraciones habitadas por gitanos. Se trata mayormente de barrios que forman parte de alguna grande ciudad industrial pero funcionan como ghettos. A pesar de vivir aislados los gitanos, en las grandes ciudades hay instituciones sociales que se ocupan de ellos y les brindan ayuda, lo que no se puede decir, por ejemplo, de Bohemia o Moravia del Sur donde los gitanos viven a veces en condiciones conmovedoras".

Eva Holecková matizó que en esas zonas tradicionalmente agrarias, no se tiene experiencia con la asistencia social a los gitanos y falta allí la necesaria infraestructura.

El tema de los gitanos es complejo y desde hace decenios el oficialismo busca las formas más adecuadas de cómo integrar a los gitanos al resto de la sociedad. El país se vio expuesto en repetidas ocasiones a críticas por parte de instituciones internacionales que le reprocharon las condiciones inhumanas en que viven algunos gitanos checos.

La mayoría de esos "ghettos", según revela el estudio, surgió en los diez últimos años, en relación con las privatizaciones, restituciones y otros cambios en la sociedad. Los sociólogos advierten que sin la ayuda del Estado los habitantes de esos "ghettos" no hallarán solución a su situación y se acostumbrarán a no trabajar y a vivir de los subsidios sociales. Además, semejantes grupo de habitantes son los que más peligran caer en la drogadicción, el alcoholismo y el crimen.