Fuerzas Armadas checas se preparan para eventuales ataques con armas biológicas

r_2100x1400_radio_praha.png

Las Fuerzas Armadas checas se preparan para eventuales ataques terroristas con armas biológicas. El Estado Mayor checo reaccionó así a la información de que Al Qaida, la organización del terrorista saudí Osama Bin Laden, dispone de armas que contienen ántrax, viruela negra y peste.

El Ejército checo puso nuevamente en funcionamiento laboratorios para la detección de material bacteriológico, capaz de ser utilizado como arma biológica. El jefe del Estado Mayor, general Jirí Sedivý, afirma que estas medidas son extraordinariamente costosas, pero resultan imprescindibles para garantizar la seguridad de la población checa. Los generales rechazaron concretizar las demás medidas, argumentando que dichos laboratorios figuran entre los posibles blancos de los terroristas.

El jefe del Servicio Médico de las Fuerzas Armadas checas, general Jan Petrás, enfatiza que aunque la probabilidad de que las armas biológicas sean utilizadas es muy pequeña, el riesgo existe y hay que estar alerta. El general Petrás advirtió, no obstante, que el temor a un ataque con dichas armas es capaz de paralizar grandes ciudades, y es eso precisamente lo que los terroristas pretenden.

El jefe del Servicio Médico militar exhorta a los ciudadanos checos a mantener la calma, ya que en la actualidad no hay indicios de que la República Checa pueda convertirse en blanco de ataques con armas biológicas. Según el general Petrás, se trataría de una operación terrorista muy difícil desde el punto de vista técnico que además no necesariamente consiguiera el efecto planeado. Descartó por ello la posibilidad de un ataque con aviones de fumigación o "bombas-virus".

"Lo más probable es que un terrorista en estado avanzado de infección, aborde un avión o entre en el cine, que son un ambiente ideal para infectar a un gran número de personas", puntualizó el jefe del Servicio Médico de las Fuerzas Armadas checas.