Frantisek Dvorník

r_2100x1400_radio_praha.png

El profesor Frantisek Dvorník perteneció a la pléyade de los más destacados bizantinistas del siglo XX. Los checos se familiarizaron nuevamente con el legado científico de su compatriota mediante la reciente publicación de la monografía "Origenes de Servicios de Inteligencia".

Frantisek Dvorník nació en 1893 en la pequeña aldea morava de Chomýz. Tras los estudios en el liceo arzobispal de Kromeríz, Moravia Sudoriental, Dvorník ingresó en el seminario de la Facultad Teológica Cyrilo-Metodio, de Olomouc.

En el seminario fue infuido profundamente por las actividades del arzobispo de Olomouc, Cyril Antonín Stojan, a favor de la unión de ortodoxos y greco-católicos con Roma. Este fue el motivo del interés duradero de Dvorník por la misión cristianizadora de San Cirilo y San Metodio y las contribuciones de la antigua liturgia eslava al desarrollo del cristianismo eurooccidental.

En 1916 Frantisek Dvorník fue ordenado sacerdote católico y en 1927 nombrado doctor en teología de la Universidad Carolina en Praga.

Entretanto, desde 1920 a 1925 estudió bizantología en la Sorbona de Paris, siendo el primer checo quien en 1925 obtuvo en esa distinguida Universidad el título "doctor de letras", que le fue conferido por el estudio "Los eslavos, Bizancio y Roma en el siglo IX".

En 1933, el profesor Dvorník publicó en Paris una de sus obras clave "Las leyendas de Constantino y Metodio vistas desde Bizancio" y empezó a impartir clases en la Universidad Carolina de Praga, siendo investido dos años más tarde decano de su Facultad de Teología.

Al mismo tiempo, en 1933 publicó en la revista bélgica "Byzantion" un amplio estudio en el que demostró que durante el pontificado del Papa Juan VIII no se produjo el llamado "segundo cisma de Focio", según se suponía generalmente. Esta tesis defendió posteriormente Dvorník con gran éxito en el Cuarto Congreso Bizantinista de Sofia. Este tema resumió en otra de sus monografías clave "El cisma de Focio: Historia y Leyenda", editada en 1948 en Londres.

Dvorník finalizó los trabajos en esta monografía en Francia, en vísperas de la ocupación nazi de Checoslovaquia en marzo de 1939. A la patria desmembrada ya no regresó, pasando la Segunda Guerra Mundial en la Universidad de Cambridge.

Tras 1945, el bizantinista checo se trasladó a EE.UU., actuando como profesor en el Centro de Dumbrarton Oaks para los Estudios Bizantinos, de Washington, uno de los institutos asociados con la Universidad Harvard.

En 1948 visitó al profesor Dvorník el general William Donovan, quien dirigió durante la Segunda Guerra Mundial el servicio de espionaje militar de EE.UU. El general Donovan buscaba expertos para la preparación de un amplio compendio de historia del espionaje.

El director del Centro de Dumbarton Oaks informó a Donovan que el profesor Dvorník podría prepara la primera parte dedicada a los origenes de espionaje en la Antiguedad y el Medioevo. Entre los años 1948 y 1949, Dvorník preparó el primer concepto y comenzó a buscar los materiales. Sin embargo, tras la muerte del general Donovan en 1959, el proyecto quedó inacabado.

Por lo tanto, Dvorník abandonó el tema de espionaje, publicando una serie de nuevas monografías sobre el aporte eslavo a al cristianismo latino, la historia de concilios, la relación entre Bizancio y el Primado romano, la filosofía política de Bizancio y otros temas. Sus méritos fueron apreciados por el Papa Pablo VI quien le nombró "Monsignore".

Tan sólo en los últimos años de su vida, Frantisek Dvorník volvió al tema de los orgines de servicio de inteligencia. El libro fue publicado en 1974, un año antes de la muerte del profesor Dvorník que le sorprendió durante su última visita a Checoslovaquia.

Autor: Vít Urban
audio