Espías rusos contactan a extremistas checos

r_2100x1400_radio_praha.png

A los espías rusos radicados en la República Checa les interesa infiltrarse en los grupos extremistas. Se dice en el último informe del Servicio de Inteligencia checo, que alerta sobre las actividades del espionaje ruso en el país.

Contactar, infiltrar e influir sobre los grupos extremistas, estas son algunas de las actividades de los espías rusos y de otros países de la Comunidad de Estados Independientes que se desempeñan en la República Checa.

Durante la "Guerra Fría", los agentes de la KGB soviética mantenían estrechos contactos con líderes y agitadores de diferentes agrupaciones extremistas occidentales que les ayudaban a vender una imagen positiva de la Unión Soviética al otro lado de la "Cortina de Hierro".

Muchos hombres de "Moscú" actuaban en agrupaciones que luchaban contra la carrera armamentista y contra el capitalismo, pero que simpatizaban con los postulados izquierdistas. En un momento fueron manipulados cientos de ciudadanos norteamericanos y jóvenes de Europa Occidental, se recuerda en el informe.

Los expertos en la materia sostienen que después de finalizada la "Guerra Fría" algunos sectores político rusos tratan de crean una imagen negativa en torno a la incorporación de los países poscomunistas a la OTAN y a la Unión Europea.

No debemos olvidar que la ampliación de la OTAN es considerada por la Federación Rusa como un peligro para su seguridad, postura manifestada también a nivel oficial.

De acuerdo con el informe del Servicio de Inteligencia checo, los espías rusos lanzan sus redes principalmente entre los militantes de grupos extremistas de izquierda. Sobre todo entre los que promueven visiones paneslavistas.

Existen también muchas formaciones ultraderechistas que se oponen a la ampliación de la OTAN y de la Unión Europea, lo que produce extrañas y peligrosas alianzas entre neobolcheviques y neofascistas.

Por razones obvias el informe del Servicio de Inteligencia checo no hace públicas informaciones que pongan en peligro sus operaciones, pero es claro al advertir que sigue muy de cerca todas las actividades de los espías rusos dislocados en la República Checa, país miembro de la OTAN desde marzo de 1999.

Autor: Federico Picado
audio