Escape de cloro costó puesto al director general de Spolana

r_2100x1400_radio_praha.png

El director general de la planta química Spolana de Neratovice, Radomír Vek, es la primera víctima en el caso del escape de cloro de esa empresa. Durante las inundaciones que azotaron a la República Checa, fueron registrados varios escapes de este peligroso producto químico. Grandes nubes de cloro en forma de gas escaparon de la empresa el viernes pasado, lo que obligó a las autoridades locales a declarar el estado de alarma química en Neratovice.

Los especialistas estiman que la nube de cloro no afectó la salud de los habitantes de Neratovice. Sin embargo, la empresa se convirtió en blanco de duras críticas por no haber informado a la población sobre lo que ocurría en la fábrica durante las inundaciones. Spolana advirtió ante las averías con gran atraso y, además, las informaciones proporcionadas a la población y a los medios de comunicación fueron incompletas y hasta tergiversadas.

Por estos motivos, los ministros del Interior, Stanislav Gross, y de Defensa, Jaroslav Tvrdík, insistieron en la destitución de la junta directiva de Spolana y de su director general, Radomír Vek.

Spolana, Foto: CTK
Destituido de su cargo resultó también el experto en temas de inundaciones, Jan Papez, encargado de elaborar un análisis de las consecuencias de las inundaciones en Spolana.

"Cuando la riada entró en la empresa nadie fue capaz de ayudar o salvar la situación. Usted puede tener planes preventivos muy detallados, pero en el momento en que en las instalaciones de la empresa entra el agua y de pronto alcanza el metro y medio, se pone difícil hacer cualquier cosa. Estas inundaciones tuvieron todos los rasgos de una verdadera catástrofe", dijo Papez.

El caso del escape de centenares de kilos de cloro de la planta química Spolana comenzó a investigarlo la Policía checa, que debió solicitar ayuda a la organización ecológica Greenpeace. Sus miembros advierten desde hace unos dos años ante la amenaza de una catástrofe química en Neratovice.