En verano a un festival de música al aire libre

Yungchen Lhamo en el festival Colours of Ostrava (Foto: Karin Fajkusová)

Cada fin de semana, un festival de música. También así es el verano en la República Checa. Conversamos con un grupo de amigos que asistieron al festival internacional de world music "Colours of Ostrava", que se celebró hace poco en la capital de Moravia del Norte. Los encontramos en una cafetería aprovechando una pausa entre los conciertos para descansar y tomar un refresco.

Yungchen Lhamo en el festival "Colours of Ostrava" (Foto: Karin Fajkusová)
Karin, de 55 años, confirma que los festivales de música alternativa no están reservados a los jóvenes, digamos, según la fecha de nacimiento. En "Colours of Ostrava" ella no puede faltar desde la primera edición hace seis años.

"Asisto al festival cada año. Lo que más me gusta es el hecho de que se realiza en Ostrava y que viene mucha gente que nunca habría conocido la ciudad si no fuera por el festival. Y claro que me agrada la música bonita que se puede escuchar acá".

¿Y qué más le ha impresionado del programa de la presente edición?

"¡Los Gipsy Kings! Estuve en la primera fila junto a la barrera y lo disfruté mucho. ¡Fue estupendo!"

Tomás, de 29 años, es oriundo de Ostrava, pero actualmente vive en Kolín, en Bohemia Central. Originalmente debió pasar el fin de semana en casa descansando después de una fatigosa semana laboral. No obstante, en vez de ello se sentó al volante y recorrió 300 kilómetros hacia el norte de Moravia. En "Colours of Ostrava" está por primera vez.

"Quería encontrarme con mis amigos. Además tienen aquí cerveza, pero podría ser más barata. En el programa me llamaron la atención los Gipsy Kings. No había tiempo para más conciertos. O bueno, había tiempo pero ya estaba cansado y me fui a dormir. ¿Si vengo el próximo año? No lo sé todavía".

Agreguemos que los organizadores prepararon para los visitantes 900 barriles de cerveza.

Para Jindriska, de Ostrava, es la tercera vez en el festival. Desde el punto de vista de la organización aprecia la oferta de quioscos con refrescos y comida y sobre todo el hecho de que este año, por primera vez, han sido gratuitos el transporte urbano y la entrada a varios museos y monumentos de la ciudad. Sin embargo, lo más importante es, naturalmente, la música.

Goran Bregovic (Foto: CTK)
"Este año me han atraído Bregovic y el grupo Gipsy Kings. Después estudié mejor el programa y me enteré que había otros grupos buenos. Me gustó mucho la banda argentina Bajofondo Tango, que fue realmente súper. Ahora acabo de regresar de un concierto de una tibetana que cantó en una iglesia. ¡Fue genial!".

Olinka, de Praga, visita el festival "Colours of Ostrava" por segunda vez.

"He llegado porque me gustó el año pasado y porque quería escuchar a los Gipsy Kings. Esta vez me ha gustado un poco menos porque había menos agrupaciones influidas por la música étnica, en resumen, ha sido poco etno. Reprocharía a los organizadores que ya el segundo día se agotaron los programas, igual que el año pasado. Pero en general, bien".

Olinka participó en los talleres de flamenco y salsa, aunque de este último tuvo que huir para salvarse, como dice, porque estuvo concurrido por demasiada gente. También aprovechó la oportunidad de visitar el Museo Minero de Ostrava.

"Me gustó muchísimo. Le recomendaría al museo hacer más autopromoción, como si tuviera vergüenza de sí mismo. Es una lástima".

Se dice que "Colours of Ostrava" es uno de los festivales al aire libre más decentes del país. En ningún otro festival se puede encontrar a tantas chicas solteras luciendo vestidos cortos y andando solas. En "Colours of Ostrava" la gente se siente simplemente bien y segura, según lo testimonian las palabras de Karin.

"Creo que siempre está muy bien organizado. A pesar de la gran cantidad de gente que se reúne aquí no he notado ningún incidente o conflicto. He visto que los jóvenes se divierten bien, y es algo que también me alegra. ¡Que se diviertan en nuestra Ostrava!"

www.colours.cz

palabra clave:
audio