Empresa checa se beneficia del boom de los vinilos

r_2100x1400_radio_praha.png

Hace 10 años parecía que el clásico disco de vinilo estaba condenado a desaparecer, desplazado por los compactos. Sorpresivamente, la producción de vinilos está registrando ahora un boom. Ello trae beneficios al mayor fabricante de soportes musicales de Europa del Este, la empresa GZ Digital Media, con sede en la localidad checa de Lodenice, al oeste de Praga.

Los vinilos son los soportes musicales más demandados por discjockeys y DJ´s. Manejando manualmente los vinilos en dos o tres tocadiscos, el DJ puede modificar el ritmo de la música, fundir estilos y obtener diversos efectos sonoros... algo que no se puede hacer con los compactos.

Los entendidos afirman que los vinilos tienen también mejor dinámica y un sonido más plástico."Los vinilos están muy en boga entre los jóvenes," dice Rostislav Kejmar de la tienda de equipos para las discotecas. Los DJ´s utilizan los vinilos en las grandes houseparty o en los clubes.

"El boom de los vinilos que hace años todos consideraban condenados a la desaparición, es para nosotros extraordinariamente interesante," afirma Zdenek Pelc, director general de la empresa GZ Digital Media, con sede en Lodenice. Esta empresa ubicada a 40 kilómetros al oeste de Praga, es el mayor fabricante de soportes musicales en Europa del Este. Anualmente aumenta su producción de vinilos entre 20 y 30 por ciento.

"Este año la demanda es tan fuerte que tenemos que producir los vinilos en tres turnos," comenta el director general de la empresa de Lodenice. La empresa de Lodenice, único fabricante de discos de vinilo en Europa Central y Oriental, exportó el año pasado casi 3 millones y medio de vinilos. Este año exportará 4 millones de estos soportes musicales. Casi toda su producción es adquirida por clientes en Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Japón.

El fabricante de vinilos de Lodenice beneficia del hecho de no haber desmantelado en los años 90 las instalaciones para la producción de discos clásicos, aunque en 1993 ésta había bajado a 200 mil vinilos. Hoy en día la producción de vinilos resulta incluso más lucrativa que la de los compactos.

En Europa van cerrando las instalaciones para la producción de vinilos y la fábrica checa sustituye, como todo indica, sus capacidades. Además, los precios de los vinilos de Lodenice son muy competitivos. La empresa de Lodenice exporta el 70 por ciento del total de su producción de soportes musicales. Para el incremento de sus exportaciones contribuyen seguramente también los contactos de sus dueños estadounidenses. En el proceso de privatización, fondos de inversión estadounidenses adquirieron el 75 por ciento de las acciones del fabricante checo de discos.