El tabaco y los licores serán más caros a partir de diciembre

r_2100x1400_radio_praha.png

El precio de cigarrillos y licores subirá en la República Checa en diciembre. El impuesto a los combustibles aumentará a partir de julio de 2004. La propuesta del Gobierno sobre el aumento de las tarifas de los impuestos al consumo tiene que ser aprobada aún por el parlamento.

La contribución del tabaco subirá del 40 al 44 por ciento y algunos expertos temen que el aumento de los precios del tabaco traerá como consecuencia el contrabando y la venta en el mercado negro.

El ministro de Hacienda, Bohuslav Sobotka, alegó que el Gobierno no delibera sobre la subida de los impuestos al vino ni a la cerveza, bebida tradicional de los checos. Aumentarán sólo los tributos a los licores.

Los ministros quieren subir, además, los impuestos sobre el valor añadido del cinco al siete por ciento, medida que afectará a la mayoría de los comestibles y servicios. Desde enero del año entrante subirán también las contribuciones de los empleados que ganan más de un millón de coronas por año. Con todos los cambios del sistema de tributos causados por las recientes inundaciones, el Gobierno aumentará sus arcas y ganaría en el año 2003 aproximadamente 370 millones de euros.

Vlastimil Tlustý, diputado del oposicionista Partido Cívico Democrático dijo que para superar los daños no es necesario modificar el sistema fiscal.

"Nosotros proponemos que para financiar estos gastos especiales se utilice el dinero que el estado consiguió de la privatización de las empresas Unipetrol, Telecom y Transgas. Estos medios incluso superan los daños que según los cálculos ascienden a más de 3 mil millones de euros."

Ivan Pilip, diputado de la "Coalición" del ejecutivo, se opone a tomar esa medida diciendo que una parte del dinero de las privatizaciones las gastó el antiguo Gobierno y otra parte ya está destinada para otros objetivos.

El Ministerio de Hacienda advierte que las modificaciones al sistema tributario, con los que el Gobierno quiere conseguir el dinero para superar los daños causados por las inundaciones, no son definitivas. El Gabinete debería adoptar la decisión final este domingo.