El radar, regalos para el Papa y final de Copa Davis

Jan Kohout y Hillary Clinton, foto: ČTK

A Nueva York se trasladó esta semana que termina el acontecer noticioso checo. Allí se dieron cita Hillary Clinton y Jan Kohout, jefes de la diplomacia estadounidense y checa, para limar posibles asperezas en torno a la relación bilateral. Y en esa ciudad, también, el presidente checo, Václav Klaus, brindó un discurso ante la ONU en el que defendió la labor del mercado.

Jan Kohout y Hillary Clinton, foto: ČTK
Para Hillary Clinton, la República Checa sigue siendo un importante aliado de Estados Unidos, aunque este país haya abandonado las intenciones de construir parte de su escudo antimisiles en suelo checo, que incluía una estación de radares.

La Secretaria de Estado de EE.UU. destacó el compromiso entre los dos países en una reunión con su colega checo, Jan Kohout, en Nueva York, el pasado lunes.

La jefa de la diplomacia estadounidense, que calificó las relaciones entre su país y Chequia como profundas y duraderas, quiso reiterar el compromiso existente entre ambas naciones.

“La República Checa en el pasado mostró mucho interés en colaborar con Estados Unidos en nuestro escudo antimisiles. Pero ahora hemos cambiado nuestra estrategia. Pretendemos conseguir mayor alcance desplegando otro tipo de tecnología. Con la República Checa vamos a seguir colaborando, tanto en ciencia e investigación, como en otros campos”.

En tanto, su homólogo checo, Jan Kohout, considera que la reunión con Clinton tiene un valor simbólico de cara a la opinión pública, por todo lo que se había comentado desde la semana anterior, cuando el presidente Obama anunció que no se construiría el escudo antimisiles.

“Tomen lo de hoy como un gesto político simbólico para Polonia y la República Checa. Se ha dicho estos días en los medios que EE.UU. nos había abandonado y cosas de ese tipo. Ya ven que no, que hay intención de seguir colaborando. Pero ahora no hay planes concretos”.

Los países centroeuropeos protagonistas en los planes originales, República Checa y Polonia, no quieren que cunda la sensación de que Estados Unidos abandonó la idea a cambio de endulzar las siempre complicadas relaciones con Rusia.


Václav Klaus, foto: ČTK
El presidente checo, Václav Klaus, hizo una encendida defensa del liberalismo económico como solución a la crisis durante su comparecencia en la reunión de la Asamblea General de la ONU, celebrada el miércoles en Nueva York.

El euroescéptico Klaus sigue siendo el adalid del ala más radical del liberalismo europeo, como demostró en su discurso en las Naciones Unidas. El presidente checo celebró que en el actual escenario de depresión económica no se haya caído en el proteccionismo.

En tal sentido, defendió el papel de la mano invisible del mercado, a la que libró de toda responsabilidad en relación a la crisis.

“Tenemos que basarnos en la idea de que la crisis ha sido un error de los gobiernos y no del mercado. La manipulación de la política monetaria para alargar artificialmente los periodos de bonanza, la sobrevaloración del sector de la construcción y los fallos de las regulaciones del mercado financiero han contribuido substancialmente a la crisis. No pensemos que los ciclos de la economía se pueden evitar con intervenciones estatales”, sostuvo Klaus.

Respecto al cambio climático, otro de sus temas preferidos, Klaus subrayó la necesidad de proseguir el debate científico y advirtió que debería calcularse el coste que supondría aplicar medidas para evitarlo.


Dentro de la Unión Europea, los bancos checos ocupan el séptimo lugar entre los que más comisiones cobran a sus clientes, según un informe publicado por la Comisión Europea. También la transparencia de las instituciones financieras de los países de los Veintisiete fue examinada por el estudio.

Jan Macháček, subdirector ejecutivo de la Asociación Checa de Bancos, opina que en las comisiones se sustenta la calidad del sistema bancario local.

“Lo que hay que señalar es que las comisiones que aquí se cobran hacen que el sector bancario checo goce de buena salud, a diferencia de muchos países de Europa del Este, y, lo más importante para los clientes, que sea seguro”.

Lo cierto es que en la República Checa se pagan comisiones impensables en otros países, como por retirar efectivo de un cajero automático o por ingresos en cuenta.

Un checo paga en promedio unos 95 euros anuales en comisiones bancarias por una sola cuenta. Bastante menos que en Italia, donde el gasto se dispara hasta los 253, pero también bastante más que en Bulgaria, donde tan solo supone unos 27 euros al año.


Un rosario de granates checos, utensilios de misa hechos de cristal de Bohemia y una copia del ‘Paladio de las Tierras Checas’ son algunos de los obsequios que recibirá el Papa Benedicto XVI durante su visita a la República Checa, que se realiza este fin de semana.

Los obispos de Bohemia y Moravia obsequiarán al Papa Benedicto XVI un rosario que personifica las dos líneas importantes de la cultura y educación checa. La de San Cirilo y San Metodio, apóstoles eslavos que evangelizaron el imperio de Gran Moravia, y la de San Venceslao y los Premislitas, como explica el profesor Petr Piťha.

“Después de reflexionar mucho sobre los posibles regalos, optamos por el rosario porque representa la tradición mariana que ayuda a interconectar las líneas cristianas de Moravia y de Bohemia. Además, los granos del rosario simbolizan a la gran cantidad de gente que rezó el rosario para que se cumplan las intenciones del Papa”.

Mientras tanto, los vidrieros de la empresa Rückl Crystal de Nižbor, Bohemia Central, elaboraron para el Sumo Pontífice vinajeras con una bandeja y un lavabo que se utilizan durante la misa.

El presidente de la compañía, Radek Rückl, espera que el regalo ayude a promocionar el cristal de Bohemia, alicaído debido a la crisis financiera mundial.


Copa Davis
El equipo checo de Copa Davis batió a domicilio a Croacia, por 4-1 y con autoridad, en las semifinales de la competición. Entre el 4 y 6 de diciembre disputará su primera final en casi tres décadas contra la gran dominadora de los últimos años: España.

La satisfacción tras el pase para el héroe checo, Radek Štěpánek, es aún mayor teniendo en cuenta la manera en la que se produjo, pero el tenista recuerda que la lucha por la Ensaladera de Plata continúa.

Tenistas chesos: Radek Štěpánek y Tomáš Berdych, foto: ČTK
“Creíamos en nosotros, que es lo más importante. La sensación de haber resuelto la eliminatoria ya el sábado es maravillosa. Podemos estar orgullosos. Pero eso sí, la Copa Davis continúa: hoy estamos contentos, pero aún no satisfechos”.

El equipo checo le cede el favoritismo a España, esperando que eso pueda sorprender a sus rivales. Pero ya lo avisa Albert Costa, capitán español: “Han ganado a grandísimos equipos, y son muy, muy peligrosos. La final será complicadísima”.

Además, en la primera fase del grupo mundial de la Copa Davis, en marzo del próximo año, Chequia enfrentará a Bélgica. Y de ganar, se mediría con el vencedor del duelo entre Israel y Chile.