El presidente checo considera desafortunada la decisión de recibir a refugiados sirios

Miloš Zeman, foto: ČTK

El presidente, Miloš Zeman, considera desafortunada la decisión del Gobierno de recibir en la República Checa a refugiados de Siria. Así lo ha dicho el mandatario este miércoles, al concluir su visita de tres días a la región de Pardubice.

Miloš Zeman, foto: ČTK
El Gabinete checo acordó este miércoles conceder asilo en el país a 15 familias de refugiados sirios que actualmente se encuentran en territorio de Jordania. Se trata de familias con hijos que se encuentran en mal estado de salud y necesitan recibir asistencia médica. En reacción a la decisión gubernamental, el presidente checo, Miloš Zeman, recalcó que la consideraba desafortunada, al tiempo que expresó su apoyo al plan de ayuda humanitaria en el propio lugar de los conflictos.

”Estoy a favor de brindar una amplia ayuda humanitaria a los refugiados sirios en el territorio de su país o en el de un país vecino. A la vez considero que el traslado de los refugiados sirios a la República Checa representará una solución desafortunada incluso para los propios refugiados”, dijo Zeman.

En el caso de los refugiados sirios a los que el Gobierno checo decidió conceder asilo, se trata de unas 70 personas en total. Además, antes de trasladarse a Chequia, éstas serán sometidas a un minucioso chequeo de las fuerzas de seguridad checas para excluir la eventualidad de que mantengan contactos con los extremistas.

Miloš Zeman en Pardubice, foto: ČTK
El presidente Zeman también criticó en Pardubice a los medios de información nacionales por haber tergiversado sus palabras en el sentido de que los extranjeros que no se adaptaran a las normas del país anfitrión, deberían abandonarlo.

”En vez de ello informaron que dije que todos los musulmanes deberían ser deportados. Aprovecho la ocasión para insistir en lo que he dicho de verdad y lo que, además, no es nada nuevo. Gran Bretaña deportó hace algún tiempo a varios imanes que divulgaban opiniones radicales. Alemania procede a la confiscación de pasaportes y las cédulas de identidad, lo que en definitivo significa la privación de la nacionalidad. Las deportaciones deberían incluir en especial a personas que a través de las redes sociales amenazan con ataques terroristas. La prevención siempre es mejor que tener que solucionar un serio problema cuando ya se da”, recalcó el mandatario checo.

En relación con los recientes ataques terroristas en París, el presidente Zeman asimismo manifestó su acuerdo con la decisión del primer ministro, Bohuslav Sobotka de reforzar el Servicio de Inteligencia. Durante los próximos años, este organismo debería obtener más recursos del presupuesto nacional y ampliar sus filas con nuevos profesionales.