El perro, el mejor amigo de los checos