El motivo puede ser la alegría de asesinar

r_2100x1400_radio_praha.png

El enfermero del hospital de la ciudad checa de Havlíckuv Brod, Petr Zelenka, asesinó a siete pacientes y la policía sospecha de que es culpable de al menos diez intentos de asesinato más. Como empleado del Departamento de Anestesiología y Reanimación administró a sus víctimas sobredosis del fármaco anticoagulante Heparina.

El motivo del asesinato en serie sigue siendo poco claro. Petr Zelenka, que está en prisión preventiva, hizo una confesión vaga, indicando que quería demostrar a los médicos que carecían de conocimientos para descubrirle. El individuo asesinó a pacientes indefensos, utilizando un medicamento que es difícil de detectar. La policía descartó que su motivo fuera el de la eutanasia o que el asesino quería enriquecerse a expensas de las víctimas. La psicóloga policial, Ludmila Círtková, dijo que el motivo pudo haber sido la pura satisfacción de asesinar a otra persona.

"El motivo frecuente en estos casos es el anhelo de asesinar, es decir, que al individuo le da alegría el poder asesinar a gente indefensa que depende de la ayuda de otras personas".

Los médicos sospecharon durante varios meses de que en el hospital fallecían pacientes bajo circunstancias extrañas, pero fue difícil de probar la culpabilidad de Zelenka. El médico en jefe lo despidió y formuló una denuncia contra él; sin embargo, el asesino empezó a trabajar en el hospital de la ciudad de Jihlava, en el que nadie sabía que era sospechoso de cometer un asesinato en serie.

Los directivos de ese hospital se quejan ahora de que nadie les hubiera avisado sobre la sospecha. Jirí Kerbler, del Tribunal Municipal de Praga, explicó que en caso de que el patrono despida al empleado sospechoso de cometer un crimen, no se ve obligado a avisar a los eventuales empleadores.

"Todo lo contrario, en este caso hay que tomar en cuenta la presunción de la culpa. En caso de que el empleador difundiera la información antes de la sentencia judicial, habría cometido el delito de calumnia e injuria y podría hacer frente a una denuncia del empleador".

El periódico Mladá Fronta Dnes especula que en cuanto al modo de asesinar, Zelenka pudo inspirarse en la novela de Dan Brown 'Ángeles y Demonios', editada hace tres años en la República Checa. En dicha obra, el Papa fue asesinado de la misma manera que utilizó Zelenka, es decir, administrando sobredosis de Heparina.

Se trata de un caso sin precedente en la República Checa.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio