El Gobierno quiere limitar el poder del Presidente

Президент Милош Земан (Фото: Филип Яндоурек, Чешское радио)

El Gobierno debatirá este miércoles una serie de enmiendas a la Constitución que persiguen limitar o especificar las competencias del presidente de la República. El mandatario, Miloš Zeman, no está de acuerdo con los cambios y los calificó de un ataque contra su persona.

Miloš Zeman, Foto: Filip Jandourek
El proyecto de enmiendas a la Constitución será presentado al Gobierno por el jefe del consejo legislativo del Gabinete, Jiří Dienstbier. Se propone por ejemplo privar al Presidente de la autonomía en la elección de los miembros del consejo bancario del Banco Nacional Checo (ČNB). Para decidir, el mandatario debería contar en el futuro con el acuerdo previo del Senado.

También se quiere que la Constitución contenga formulaciones más explícitas en lo que respecta a la política exterior del Estado Checo. En este tema el Gobierno y el Presidente frecuentemente suelen adoptar posturas diferentes, lo que afecta la imagen del país en el exterior, según insisten algunos políticos. Recalcan que semejantes casos se dieron tanto durante la presidencia del ex presidente Václav Klaus, como durante la actual presidencia de Miloš Zeman. El ministro de Relaciones Exteriores, Lubomír Zaorálek, recalcó que los cambios no serían radicales.

Lubomír Zaorálek, foto: Filip Jandourek
”La Constitución determina que el Gobierno es el responsable de la política exterior, aunque se añade que el Presidente de la República es quien representa al país en el extranjero. Sin embargo, es el Gobierno que debe rendir cuentas ante el Parlamento y eso es lo que se quiere destacar. Por ello la enmienda prevé eliminar la parte que especifica el rol del mandatario. El Presidente seguirá formando no obstante parte inseparable del poder Ejecutivo y el Gobierno continuará consultando con él sus pasos en política exterior. Se trataría por ello de cambios más bien formales en la Constitución”.

El presidente, Miloš Zeman, no está de acuerdo con la planificada enmienda a la Constitución. Zeman dijo que “Es cómico que un presidente electo de forma directa disponga de menor poder que un presidente elegido por el Parlamento”. El mandatario apuntó que los cambios que propone el jefe del consejo legislativo del Gobierno, Jiří Dienstbier, son una forma de venganza por haber quedado derrotado en las elecciones presidenciales.

 Jiří Dienstbier, foto: Filip Jandourek
El presidente también dijo que las previstas modificaciones en el nombramiento de los miembros del consejo bancario amenazan la independencia del Banco Nacional Checo y la eventual especificación de las competencias sólo llevará a nuevas confusiones.

La eventual enmienda a la Carta Magna es rechazada por la oposición. El diputado Marek Benda, del Partido Cívico Democrático, acusó al Gobierno de tratar de asumir las facultades del Parlamento.

Marek Benda, foto: Šárka Ševčíková
”Siempre ha habido problemas entre los gobiernos y el presidente. El mandatario a veces quiere hacer cosas distintas que el gobierno y allí surgen los disgustos. Pero hay que buscar un compromiso aceptable para ambas partes. Además, el pasaje de la Constitución que dice que el presidente representa al país en el extranjero lo consideramos correcto. Conocemos la democracia parlamentaria, la democracia presidencial, pero no existe una democracia gubernamental, sistema que trata de imponer el actual Gobierno”.

Sobre la limitación de los cargos del presidente de la República se habla desde hace algún tiempo. El presidente fue criticado por ejemplo, al nombrar tiempo atrás al gobierno tecnócrata de Jiří Rusnok, a pesar de la negativa de algunos partidos parlamentarios. Los politólogos afirman, que Miloš Zeman simplemente sólo aprovecha al máximo las competencias que la garantiza la Constitución. Y depende de si continuará disponiendo de ellas o no.