El Gobierno aprueba la reforma del Ejército

El Gobierno aprobó este lunes una reforma del Ejército que supone reducir la plantilla y retirar la mayoría de los militares checos de Iraq a mediados del próximo año.

Primer ministro, Mirek Topolánek (Foto: CTK)
La Alianza Noratlántica recomienda que el presupuesto del sector militar de los respectivos países se sitúe en el dos por ciento del Producto Interno Bruto. El presupuesto militar de este país alcanzará el próximo año casi dos mil millones de euros, lo que en porcentaje, debido al crecimiento del PIB, representa sólo el 1,46 por ciento, es decir, una centésima de punto menos que el año pasado, según indicó el primer ministro, Mirek Topolánek.

"Nuestro PIB crece tan rápido que a pesar de que decidimos aumentar el volumen absoluto de las finanzas para el sector militar, desde el punto de vista relativo se tratará de una disminución presupuestaria. La verdad es que casi ningún país europeo cumple con el porcentaje recomendado por la OTAN, pero este hecho no nos excusa", dijo el jefe del Gobierno.

Topolánek subrayó que en el futuro el presupuesto del sector militar debería volver a ascender paulatinamente al dos por ciento del PIB.

Vlasta Parkanová y Robert Gates (Foto: CTK)
Por su parte, la ministra de Defensa, Vlasta Parkanová, dio a conocer que la reforma cuenta con una reorganización de las bases militares del país, y que el Ejército checo despedirá a unas 3600 personas antes del 2010. De esa forma, las Fuerzas Armadas del país estarán integradas por más de 26 mil soldados, casi nueve mil empleados civiles y cerca de dos mil estudiantes de academias militares.

El Gabinete adelantó este lunes, además, que a mediados del próximo año reducirá el número de soldados desplazados en Iraq. De un total de cien militares, sólo 20 permanecerán en ese país a partir del próximo julio. Por otro lado, en el futuro doblará el número de militares checos en Afganistán, donde deberían operar un total de 415 soldados, según indicó el viceministro de Defensa, Martin Barták.

"La OTAN nos pidió que en el segundo semestre de 2008 apoyemos al contingente holandés, cuyo mandato expirará en ese período", explicó Barták.

El único contingente militar del país que no registrará cambios de plantilla en el futuro es el que está destinado en los Balcanes, que seguirá contando en el futuro con unos 550 soldados, en su mayoría emplazados en Kosovo.